Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

El insólito caso de 'la provisional'

Ferran Monegal

Rosa María Mateo en sede parlamentaria.

Ha sido relevante, por luminosa e insólita, la primera comparecencia en sede parlamentaria de Rosa María Mateo, actual Administradora única, y provisional, de RTVE. El portavoz del PP, en tono inequivocamente despreciativo, le ha preguntado si «sus propuestas son del presidente Sánchez, del líder de Podemos o quizá del señor Torra». O sea, insinuaba que la señora Mateo es una especie de correveidile o voz de su amo del Gobierno socialista, de los podemitas, del president de la Generalitat, o quizá hasta de los tres a la vez, en plan santísima trinidad. Y la Administradora única, mirando al portavoz del PP, y señalando también al resto de políticos, contestó: «Miren señorías, yo he venido aquí a decir la verdad, y nadie me va a dar órdenes, ni ustedes, ni ustedes, ni ustedes. Nadie. Porque no se lo consiento. Yo soy independiente. Eso quiero que lo tengan muy claro. Yo creo que a ustedes, perdonen que les diga, les importa muy poco la televisión pública. Solo les importa cuando la pueden controlar. Y eso es intolerable».

¡Ah! Qué toque de atención más extraordinario. Qué rareza más insólita y memorable. La cámaras no nos enfocaron el rostro del portavoz del PP, ni el del resto de políticos allí presentes. Hubiera sido interesante ver con qué rictus facial encajaban este resumen, breve, pero valioso, exacto, y letal, de lo que los políticos quieren que sea RTVE. Comprendamos no obstante al portavoz popular. Acostumbrado al 'jefe' de RTVE que había hace solo unos meses atrás, José Antonio Sánchez, que llegó al cargo puesto primero por Aznar (2002-2004) y luego por Rajoy (2014-2018) y que se jactaba de ser fiel militante del engranaje del PP –su nombre aparece incluso en los papeles de Bárcenas–, acostumbrado a este perfil de felpudo-mandamás, les decía, el señor portavoz debió quedar profundamente flipado ante este colosal retrato de ellos mismos que la Administradora de RTVE les lanzó a la cara.

Seamos caritativos, no obstante. Para mitigar su incómoda perplejidad, recomiendo al portavoz que lea a Eduardo Galeano«Ojalá podamos ser desobedientes cada vez que recibimos órdenes que humillan la conciencia o violan el sentido común». Si el señor portavoz pone periodismo donde pone conciencia, e información honesta donde pone sentido común, seguramente entenderá mejor a la Administradora única, y provisional.