Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Los Alba necesitan un 'Sálvame Deluxe'

Ferran Monegal

Alfonso Díez, viudo de la Duquesa (TVE-1). / La 1

Decía Cristina Almeida en el coloquio posterior a la emisión de Lazos de sangre: la saga de los Alba (TVE-1): «Por muchos palacios que tengan, resulta que hay mucho dolor dentro. Esas cosas a mí me humanizan la aristocracia». O sea, objetivo cumplido: TVE nos ha colocado un documental sobre la actual Casa de Alba que hasta a la antiaristócrata Cristina Almeida ha emocionado mucho. Hombre, no sé si la gran televisión pública de España, francamente, tiene que dedicarse a elaborar panegíricos de las noblezas más exclusivas. Como dijo oportunamente la periodista Marta Nebot en el coloquio: «No entiendo el papel de la aristocracia en pleno siglo XXI, y menos todavía la nobleza con patrimonios de 3.000 millones de euros». Efectivamente. Sonrojaba escuchar al narrador del documental, cuando decía en tono de proeza superlativa: «Para hacer frente a la reconstrucción del Palacio vendieron 10.000 hectáreas de sus posesiones ¡y durante un tiempo renunciaron a los lujos superfluos propios de su estatus social!». ¡Ah! Es muy triste, sí; pero consuela pensar que les quedan todavía 34.000 hectáreas de campos y terrenos para ir tirando, además de un notable repertorio de palacios, castillos y edificios.

La gran baza de este trabajo ha sido rebañar la parte emocional de dos de los hijos. Ha aparecido el actual Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuartrelatando lo mucho que sufrió con una institutriz inglesa que le educaba dándole con una vara. Y sobre todo ha conmovido enormemente escuchar a Cayetano Martínez de Irujo, confesando que apenas se habla con su hermano porque se ha llevado la mayor tajada, y él en cambio se ha tenido que conformar con el ducado de Arjona, el condado de Salvatierra, el palacio de Arbaizenea y el cortijo y latifundio Las Arroyuelas de Sevilla. ¡Ah! No dudo del quebranto, ni del calvario, de este hijo, pero visto lo visto, quizá lo mejor habría sido ir a T-5 y hacer unas sesiones en el Sálvame Deluxe.

De toda esta familia, el personaje que más nos ha interesado a mi canario flauta Papitu, y a mí, es el viudo Alfonso Díez. No dijo mucho. Pero lo poco que escuchamos fue sensato, respetuoso, humilde. Parece un hombre que lo único que pretende es vivir sin molestar. ¡Ah! Es una sabia, y rara, actitud. Alfonso Díez tiene una entrevista. A fondo. Cosa que no hemos visto aquí. 

0 Comentarios
cargando