Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Las viudas de Rajoy y el hijo adoptivo

Ferran Monegal

Toni Soler, en Està passant (TV-3).

Dado que Wyoming y su 'troupe' de El intermedio se han ido de vacaciones, y los polacos de Polònia también, nos queda Toni Soler en Està passant (TV-3) para dar el punto socarrón, la dosis de ironía, sobre estas entretenidas primarias del Partido Popular, que como en toda comedia de enredo nos están dando momentos escénicos muy bonitos. Ante una virtuosa foto de las señoras Cospedal y Saenz de Santamaríaambas de luto, con peineta y mantilla, Soler, asustado, decía: «¡Estas dos candidatas resulta que se han desmarcado de Pablo Casado porque le consideran de extrema derecha!», y añadía entre acollonado y divertido: «¡Es muy fuerte que le consideren muy de derechas estas dos señoras, que parecen dos secundarias de Bernarda Alba!». Bien visto.

De cualquier  forma, no hay en la tele ningun humorista que pueda igualar el cachondeo y la retranca que el candidadato José Manuel García Margallo nos ha ido suministrando estos días. Hombre culto, de variadas lecturas, y también muy aficionado a los textos recopilatorios de frases  de pensadores, filósofos y políticos, tiene memorizado un colosal repertorio de citas y las va soltando con gran habilidad y pericia. En una misma sesión (es el caso de hace unos días, en La Sexta noche, por ejemplo) combinó citas de Lenin, de Azaña, de Séneca, de Francisco Pizarro, de las Epístolas de San Pablo a los Corintios (la número 13, en concreto), y aún le quedó memoria y fondo de cultura para rematar citando a Woody Allen cuando dijo: «Yo en las guerras solo sirvo para prisionero». ¡Ah! Nos reímos mucho.

Estos días de campaña, Margallo también nos ha servido boquerones de su propia cosecha, con anisakis incluidos. De Soraya y Cospedal ha dicho: «Son las viudas de Rajoy». Es decir, dos que se disputan con las uñas la herencia del difunto; un difunto que resulta que en Santa Pola goza de buena salud. Y de Pablo Casado ha sentenciado: «Este es el hijo adoptivo», o sea, el niño de papá Mariano, que curiosamente no reniega de tito Aznar, en absoluto.

En vista de que esos tres candidatos ni quieren debatir, ni explican su programa, Margallo ha concluido: «Los votantes están como en una boda hindú, esas que el novio y la novia se conocen frente al altar». Exacto. Más que unas primarias, esto parece aquel programa de A-3 TV que se llama Casados a primera vista.

0 Comentarios
cargando