Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Presos políticos: "Es inútil y hace sufrir"

Ferran Monegal

Pepe Mújica con Ricard Ustrell (TV-3).

Estos viajes de Ricard Ustrell por el mundo (Quatre gats, TV-3), buscando a expresidentes de Gobierno, y de paso abordando el tema de Catalunya, no sabría decirles si son conversaciones periodísticas o es una variante de la internacionalización del procés a traves del arte de la entrevista. En cualquier caso, esta semana se ha desplazado a Montevideo, a la humilde chacrita en la que viven Lucía Topolansky y Pepe Mújica, y hemos disfrutado mucho. Viendo Ustrell que Lucía y Pepe siguen, despues de tantos años, armoniosa y tiernamente juntos, se interesó por su secreto. «¿Qué es la familia?», preguntó. Y Mújica,  con esa cara de pillo que pone cuando se adentra en la ironía, respondió: «Depende de la edad que se tenga. A mi edad es una dulce costumbre. A la suya, un poco de fuego encendido». Lanzada la pincelada intimista, Ustrell pasó enseguida a la política.

«¿Qué es un preso político?», le dijo. Y Mújica, que las ve venir enseguida, respondió con cautela: «Hay presos, y presos. No puedo hablar de casos que no conozco. Pero me siento solidario con todos los presos políticos del mundo». Y añadió: «No da resultado tener presos políticos. Es hacer sufrir inútilmente. Es una cosa brutal. Poco inteligente. No cambia al que está (al que está preso) y amplifica en la sociedad la sensación de sacrificio». ¡Ahh!  Qué sensato pragmatismo. Y más viniendo de quien conoce a fondo la injusticia: le metieron 15 años en prisión por sus ideas políticas. «¿Conoce a Oriol Junqueras? ¿Qué es para usted?», preguntó Ustrell acto seguido. Respondió: «Es una figura interesante, con su singular manera de pensar. Para unos será un héroe; para otros un criminal. Para mí, es un producto de la historia».

¡Ahh! Fue casi una hora de tele dedicada a Pepe Mújica. Un placer, ya se lo dije. Escucharle es aprender. Eso no lo discuten ni los del Partido Colorado, sus adversarios políticos.

Es posible que Ustrell acabe su serie de expresidentes aquí. O sea, que los quatre gats se habrán quedado en tres (Salmond, Valls y Mújica). Hombre, le animo a que concluya la tetralogía visitando de nuevo Milan Kukan, el presidente que llevó Eslovenia a la independencia y que le dijo, cuando Ustrell estaba en FAQS: "una cosa tuvimos clara desde el principio, no podíamos declarar la independencia si no teníamos como mínimo las dos terceras partes de los votos de los eslovenos".

0 Comentarios
cargando