Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Mudanzas: patada a Sánchez vía Borrell

Ferran Monegal

Mudanza en La Moncloa (Liarla Pardo).

Siguiendo el principio fundamental del sarcasmo, la primera obligación de un mordedor es meterse con los que mandan, con el Gobierno. O sea, que veremos a partir de ahora cómo manejan el arpón, y cómo navegan los grandes  socarrones y opinadores feroces  ante la llegada de Pedro Sánchez en calidad de nuevo presidente, y ante la formación del nuevo Gobierno del PSOE.

En Liarla Pardo (la Sexta) Cristina mandó al reportero Luis Troya a seguir por La Moncloa el camión de la acreditada empresa de mudanzas La Segoviana, que estaba cargando las cajas de la familia que se va, y descargando las de la familia que entra. Pudo fisgar en alguna de ellas. Detengámonos en una de la familia entrante, o sea, la de Pedro. Descubrió en ella una diana con la cara de Susana Díaz tapizada de dardos clavados en su rostro, una cosa tremenda. O sea, un cachondeo sobre los cuchillos que puedan estar volando todavía por dentro del PSOE.

En otros programas hemos visto que le han pegado las primeras patadas a Sánchez, pero usando el culo de Borrell, como vehículo intermedio. En Late motiv (#0, Movistar+), por ejemplo,  al enterarse de que El noi de La Pobla de Segur había sido nombrado ministro de Asuntos Exteriores, se preguntaba Buenafuente«Borrell, Borrell... ¿este no estaba en Ciudadanos? ¡Al final Sánchez va a nombrar ministro de Cultura a Vargas Llosa!». ¡Ahh! Interesante posicionamiento.

Aquí en Catalunya, en TV-3 es diferente. Con el propio Govern siempre son dóciles, pero tratándose de arrear contra los que consideran de afuera, o sea, los que no abrazan la fe, los zarpazos mas buenos siempre los encontramos en el tramo final de Tot es mou (TV-3), cuando la Melero se pone a repicar las campanillas y devotamente asea el púlpito para el sermón de Rahola. ¡Ahh!  Pilar ha estado estupenda. Particularmente inflamada. Y guerrera.  Hablando de la designación de Borrell, y del apoyo catalán a Sánchez para ser presidente, exclamó: «Ya me lo decía un amigo mío: ¡tardaremos solo tres minutos en arrepentirnos! (..) Borrell quiere desinfectar Catalunya, eso de la limpieza le gusta, es un jacobino centralizador, nos ha insultado gravemente, es grosero...». ¡Ahh! Hemos disfrutado. Parecía una colosal zarza ardiente. Aquí lo curioso es el manejo de la vara de medir agravios y ofensas. Todo depende contra quien van, y de donde vienen.

0 Comentarios
cargando