Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Que venga Jesulín, a ver si nos salva

Ferran Monegal

Jesulín de Ubrique en La noche de Rober.

Entre los productores de televisión, Jesulín de Ubrique tiene categoría de talismán. Existe la creencia –certificada con datos del pasado– de que si invitas, o contratas, a esta criatura, automáticamente subirán los índices de audiencia de manera colosal. Y seguramente ese es el motivo de su presencia –lo mantuvieron  mas de una hora en pantalla– en La noche de Rober, el night show semanal que puso en marcha A-3 TV hace tres semanas. A la vista de lo conseguido –un escuálido 9,3%–, parece evidente la situación de irremediable naufragio de este programa, que tampoco revitalizó la presencia de Cristina Pedroche, rutilante estrella de la casa. ¡Ah!

Si analizamos, uno a uno, por separado, los ingredientes fijos de La noche de Rober, no nos sobreviene ninguna urticaria. Rober (Roberto Vilar) tiene desenvoltura y tablas; Silvia Abril hace tiempo que viene demostrando que trabaja con acierto y éxito la caricatura humorística; José Corbacho es un clásico del la socarronería más despendolada; Leo Harlem es un chistógrafo de trayectoria amplia... O sea, que aquí lo que ha fallado es el diseño y la construcción de la amalgama.

El terreno del show nocturno –excepción hecha de la variante musical, tipo Tu cara me suena–, a A-3 TV se le da mal. Es un territorio que T-5 ha marcado con su estilo: canibalismo y virulentas autopsias sobre la marcha.  En esa zona han creado una tendencia imposible de batir. Han acostumbrado al consumo de sangre.

PATALETA EN EL ‘DES-INFORME SEMANAL’ .– Con la llegada del nuevo Gobierno, se rumorea que el actual des-Informe semanal (TVE-1) , con Jenaro Castro a la cabeza, tiene los días contados. Yo les noto enrabietados. El sábado, tres reportajes: el desalojo de Rajoy, la dimisión de Zidane y la muerte de María Dolores Pradera. O sea, combinaron los tres temas para que la llegada de Pedro Sánchez quedase enmarcada en un clima de luto, de tragedia, de desdicha muy grande. Precisamente dieron la bienvenida al nuevo  presidente dedicándole este relicario: «¡Era un político desahuciado! ¡Salio a hurtadillas de su partido, y del Congreso, dando la espalda a su escaño!». Con el PNV también estuvieron delicados. Decían: «El 24 de mayo, el PNV le firmó al Gobierno un seguro de vida de dos años. Una semana después, ¡le ha sentenciado!». ¡Ahh! Qué traidores, los vascos. Ánimo Jenaro.

0 Comentarios
cargando