Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Gürtel: los malos no son los peores

Ferran Monegal

Cristóbal Benjumea en el juicio (Allí abajo).

A Cristóbal Benjumea, hijo de don Benito (Allí abajo, A-3 TV) acaban de dictarle orden de prisión provisional sin fianza por cohecho, tráfico de influencias, prevaricación y delitos contra Hacienda. ¡Ah! Solo le ha faltado la acusación de blanqueador de capitales para hermanarse con los encausados de la Gürtel. Es realmente apasionante: las telecomedias siguen la accidentada actualidad político-judicial. No obstante, la ficción televisiva siempre tiene un punto de humanidad que en la vida real no pasa.

Don Benito, su padre, al ver que su hijo ingresa en la cárcel, tiene un rapto de heroicidad. Jura ante el juez que es él quien está detrás de las fechorías de su hijo; o sea, que haga el favor de meterle a él en prisión, y no a su Cristóbal del alma. ¡Ah! Es un gesto muy hermoso. Eso en el juicio de la Gürtel no se ha dado. No ha salido ninguno de los grandes pájaros ocultos diciendo a los jueces que estos que envía a la cárcel, en realidad, solo son unos mandados. O sea, los malos no son los peores, como decía un clásico.

EL TERRIBLE CASO DEL CONCEJAL QUE DESTAPÓ LA TRAMA.– En El intermedio (la Sexta) han señalado que, de entre todos los que han sido condenados, el caso de José Luis Peñas es el más kafkiano. Este exconcejal fue quien destapó toda la trama. Gracias a él las fechorías de la Gürtel han llegado a los tribunales. Pero resulta que le han condenado a cuatro años de cárcel, a menos que lo indulte el Gobierno. ¡Ah! Surrealista situación. Wyoming exclamaba, asustado: «O sea, que el indulto de un hombre que destapó el caso que puede acabar con el Gobierno del PP está en manos, precisamente, del Gobierno del PP». Efectivamente, los temores de Wyoming están justificados. Este indulto es inquietante.

BUENAFUENTE, LA MUERTE Y LA MOCIÓN DE SÁNCHEZ .– En su monólogo del lunes, Buenafuente (#0, Movistar+) analizó la moción de censura que ha presentado Pedro Sánchez. Dijo: «¡Qué vida la de Pedro! De no estar, ha pasado a ser el centro, el foco. Es como aquel de El sexto sentido: su vida está llena de giros, pero no sabe que está muerto, políticamente hablando». ¡Ahh! Faltan cuatro días todavía para saber si el desalojo de Rajoy triunfará, pero Buenafuente a quien ya considera un cadáver es a Sánchez. Éste ejercicio de videncia necrófila,  en el PP habrá gustado una barbaridad.

0 Comentarios
cargando