Ir a contenido

FESTIVAL DE EUROVISIÓN

Eurovisión 2018: Chipre deslumbra en la primera semifinal

Israel, Finlandia, Irlanda y Albania, también entre los 10 clasificados que han llegado a la final

No hubo sorpresas, ya que pasaron los cinco grandes favoritos de la gala

Carles Savalls

La representante de Chipre, Eleni Foureira, interpreta ’Fuego’ durante la primera semifinal de Eurovisión 2018.

La representante de Chipre, Eleni Foureira, interpreta ’Fuego’ durante la primera semifinal de Eurovisión 2018. / JOSE SENA GOULAO (EFE)

Austria, Estonia, Chipre, Lituania, Israel, República Checa, Bulgaria, Albania, Finlandia Irlanda consiguieron este martes por la noche la clasificación para la final del Festival de Eurovisión 2018Diez países, por tanto, hicieron ya las maletas de los 19 que tomaban parte en la primera semifinal del popular concurso europeo de la canción.

No hubo sorpresas, ya que pasaron los cinco grandes favoritos de la gala. La chipriota Eleni Foureira, con su tema pop Fuego, ya es primera en las casas de apuestas. Antes de aterrizar en Lisboa ocupaba el lugar 28, pero tras mostrar su puesta en escena en los ensayos, ha conseguido lo que parecía imposible: desbancar a la israelita Netta Barzilai, máxima favorita desde que fue elegida para ir a Eurovisión.

Chipre, el bombazo de la noche

La actuación de Foureira fue el bombazo de la noche: un espectáculo de ritmo, marcha, efectos visuales, luz, fuego, color y energía. Eleni, una diva adorada por los fans, es todo flexibilidad. Su coreografía incluye múltiples movimientos de cabeza con que luce pelazo.

Por su parte, Netta Barzilai cantó Toy. La artista escenificó un colorido circo de ritmo y color con que denunció el acoso sexual y la discriminación contra las mujeres. Con el aleteo de brazos de su coreografia, la artista quiso llamar gallinas a los acosadores, a los que considera unos cobardes.

El checo Mikokas Josef, recuperado de la lesión en la espalda que estuvo a punto de hacerle abandonar el certamen, consiguió explotar con la interpretación de Lie to me su imagen de chico listo/chico travieso, en claro contraste con la candidez del irlandés Ryan O'Shaughnessy. Guitarra en mano, este defendió la balada Together; una historia de amor entre dos hombres reforzada por la coreografía de dos bailarines alrededor de un banco y una farola en medio de una nevada.

Gran puesta en escena de Estonia

También destacó por su visualidad la propuesta escénica de la estonia Elina Nechayeva, otra de las grandes favoritas de este año. La soprano defendió La forza, una ópera rock cantada en italiano. Lo que más sorprendió fue su inmensa falda esparcida por todo el escenario sobre la que se proyectaban múltiples formas de color y en movimiento. El quinteto búlgaro Equinox, otro de los grandes aquí en Lisboa, consiguió clasificarse con su Bones, una balada mística sobre la espiritualidad del amor. Cinco voces aunadas a la perfección con una puesta en escena sencilla y en la penumbra; una interpretación dramática e intensa.

La finlandesa Saara Aalto pasó con su tema pop titulado Monsters, un alegato a la salida del armario. En él, la artista nos dice que "esta noche haré amigos con todas las criaturas que escondo ahí, dentro de mi cama". Espectacular final, con la intérprete dejándose caer de espaldas en brazos de dos de sus bailarines.

Agudos imposibles de Albania

El albanés Eugent Bushpepa obtuvo el pase a la final con su tema pop Mall. Recientemente fue elegido como el mejor solista masculino de Eurovisión 2018 por los lectores de Wiwibloggs, una de las más prestigiosas webs especializadas en el Festival. ¡No fue en vano! El artista, cantando en su idioma, demostró su amplio registro vocal, llegando hasta a unos agudos casi imposibles.

Lituania escenificó una de las propuestas más sensibles de la noche. Ieva Zasimauskaite cantó When we're old, una dulce balada sobre el amor y sobre la persona con quien se desea pasar el resto de la vida. Sorprendió por su sencillez, cantando sentada en el escenario, descalza y con vestido largo y abrazándose, hacia el final de su actuación, con su pareja en la vida real.

Finalmente, el austriaco Cesar Sampson se clasificó con Nobody but you, un medio tiempo con coro góspel interpretado con potencia y dramatismo.

La segunda semifinal, mañana jueves

Mañana, jueves 10 de mayo, se celebrará la segunda semifinal, donde tomarán parte 18 países. También pasarán 10 que, junto a estos, se unirán a los seis que ya están clasificados de oficio para la gran final del sábado: Portugal como país anfitrión y los llamados Big FiveEspaña, Francia, Italia, Reino Unido y Alemania, que son los que más contribuyen económicamente a la red Eurovisión.