Ir a contenido

POLÍTICA AUDIOVISUAL

La ficción europea se verá por ley en las plataformas

La UE obligará a empresas como Netflix y HBO a ofrecer una cuota del 30% de producciones de los 28 estados

Pantalla de presentación de la oferta de la plataforma Netflix para el mercado español. 

Pantalla de presentación de la oferta de la plataforma Netflix para el mercado español. 

El impresionante volumen de ficción estadounidense que llegando a Europa, a través de las plataformas de televisión de EEUU, está provocando que toda esta producción estadounidense ahogue la obra audiovisual de la UE. Solo en España, el 72% de las series que se emiten en televisión son de EEUU. Para evitarlo, los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE -la institución que representa a los países- alcanzaron el jueves, 26 de abril, un principio de acuerdo sobre las nuevas normas comunitarias de servicios audiovisuales. Entre otras cuestiones obligarán a plataformas de pago por visionado en internet, como las estadounidenses Netflix, HBO o Amazon Prime Video, a reservar una cuota mínima del 30% a contenidos europeos dentro de su catálogo.

Se trata, sin embargo, de un principio de acuerdo entre las instituciones legisladoras comunitarias, que ahora deben acordar los detalles técnicos de las nuevas reglas. Después tendrán que ser aprobadas tanto por la Eurocámara como por los Estados miembros antes de que puedan entrar en vigor.

Así, la nueva normativa comunitaria sobre servicios audiovisuales extenderá su ámbito de actuación a plataformas bajo demanda y redes sociales como Netflix, YouTube y Facebook, así como a plataformas de reproducción de vídeo en directo o 'streaming'.

Con esta nueva legislación, las plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix estarán obligadas a ofrecer una cuota mínima del 30% de contenidos europeos en su catálogo. El objetivo de esta medida es apoyar la diversidad cultural del sistema audiovisual europeo.

Las nuevas normas también contemplan que los países puedan exigir a las plataformas que contribuyan financieramente al desarrollo de producciones audiovisuales europeas, ya sea invirtiendo directamente en contenido o contribuyendo a fondos nacionales. Estas aportaciones deberán ser proporcionales a los ingresos que recaudan en el país en el que se exija la tasa.

De hecho, estas empresas ya están emitiendo, y coproduciendo, series y películas europeas, aunque con esta normativa se marcará el porcentaje de esta producción en el conjunto de su oferta. 

Otra de las novedades es que se introduce una mayor flexibilidad para que las cadenas pueda cumplir con la cuota máxima de anuncios del 20% en la programación diaria entre las 6.00 y las 18.00 horas. "En lugar de los actuales 12 minutos por hora, los operadores podrán elegir con más libertad cuando mostrar anuncios a lo largo del día", ha explicado la Comisión Europea.

Protección de menores

Por otro lado, la normativa revisada incluye normas para proteger la seguridad y la salud de los menores. Por ejemplo, para reducir su exposición a contenidos publicitarios sobre alimentos no saludables o bebidas alcohólicas. Las prácticas comerciales de 'product placement' o 'teleshopping' serán prohibidas en programas para menores y los Estados miembros podrán decidir si también prohíben los espacios patrocinados.

De la misma forma, se protegerán los datos personales de menores de edad a través de medidas que garantizarán que la información recogida por proveedores de servicios audiovisuales no se utiliza para fines comerciales.

Por último, el acuerdo entre las instituciones comunitarias incluye la introducción de nuevas reglas para prohibir contenidos que inciten a la violencia, al odio o a cometer actos terroristas, mientras que contenidos pornográficos o con violencia gratuita estarán sometidos a normas "estrictas".

0 Comentarios
cargando