Ir a contenido

ENTREVISTA

Alicia: "Me ofende que me pongan en duda los compañeros"

La ganadora de 'Maestros de la costura' advierte de que se no se ha encontrado ninguna titulación en su currículo "por mucho que se ha buscado"

Juan Carlos Rosado / Madrid

Alicia Cao, ganadora de la primera edición de Maestros de la costura de TVE. 

Alicia Cao, ganadora de la primera edición de Maestros de la costura de TVE.  / EFE

Alicia Cao es la primera ganadora de 'Maestros de la costura', el 'talent' de TVE-1 en el que se impuso a su compañero Antonio en el duelo final.

–¿Qué se le pasó por la cabeza cuando Caprile dijo que era la ganadora?
–Como estaba pendiente no solo del premio, sino de que saliera Eugenia Silva con mi vestido, no me di mucha cuenta. Eugenia estaba muy guapa, y con todo ese confetti y esos fuegos artificiales era muy emocionante. Oí mi nombre pero no sabíamos que iba a salir ella desfilando. 

–¿Se veía ganadora en los últimos programas?
–Como me estaban diciendo siempre cosas positivas, me veía con opciones. Pero no quería ilusionarme. 

–¿A quién veía como rival más fuerte?
–A Antonio. De hecho llegamos los dos a la final. Podía haber ganado perfectamente él. Acerté bastante.

–¿Le gustó el vestido transparente que diseñó Antonio?
–Me pareció muy elegante. Cuando terminamos le pregunté que si llevaba algo debajo. Todos nos preguntamos lo mismo porque yo me imaginaba poniéndomelo y estaría un poco incómoda. Pero era precioso. 

"Lo más triste es cuando me decían los compañeros que iba a mi bola"

–¿Se sintió más cerca de la victoria cuando el jurado comentó que era demasiado atrevido?
–Hombre, yo veía que a mi me habían dicho muchas cosas buenas. Al ponerle a Antonio esa pega, pensé que podía suceder como otras veces, que te ponen objeciones que luego no son para tanto.

–¿Cuál ha sido el momento más emocionante de todo el concurso?
–Cuando el jurado alababa mi trabajo me emocionaba mucho. 

–¿Y el más triste?
–Cuando me decían los compañeros que iba a mi bola. No veían ese compañerismo que yo quería tener.

–¿Le han sentado mal las insinuaciones de sus compañeros sobre que usted no era tan inexperta como decía su currículo?
–Me ofende que me pongan en duda. Siempre pasa lo mismo, que el que más tiene que callar es el que más habla. Más allá de querer sacar las cosquillas a los otros, yo me propuse centrarme en hacer un buen concurso convencida de mi honestidad. Por mucho que se ha buscado, no se ha encontrado nada porque no tengo ninguna titulación ni he estudiado nada. Yo me lo llevaba a mi terreno y pensaba que si ellos creían que tenía una formación previa era muy positivo para mi. Señal de que iba por buen camino.

–¿Cuál es su modisto preferido?
–No sabría qué decirle. Del jurado, Caprile. 

"Menos mal que hice caso a Caprile con el lazo y rectifiqué"

–¿Y de fuera?
–Me han preguntado por marcas, y yo he contestado que me gusta mucho Dior. Pero nunca me habían preguntado por modistos… No se me ocurre ninguno.

–¿Qué opina de Caprile?
–Me siento identificada con la meticulosidad y minuciosidad de sus trabajos y con lo perfeccionista que es. Hace auténticas obras de arte y lo admiro muchísimo. 

–¿No cree que le debe a Caprile una parte del premio por haberle alertado de que el lazo era demasiado grande?
–Bueno sí. Si quiere una parte lo hablaré con él. El jurado estaba allí para ayudarnos. Muchos concursantes pensaban que estaban para regañarnos, pero no es verdad. Siempre que me daban consejos, yo seguía con mi idea pero me gustaba escucharles y tenerles en cuenta. Luego, cuando lo vi en la tele, confirmé que el lazo era descomunal. Menos mal que le hice caso y rectifiqué. A Antonio le aconsejaron que pusiera algo debajo del vestido y no siguió el consejo.

"A Eduardo le gusta echar la culpa a todos menos a él"

–O sea, que le mandará 25.000 euros a Caprile en un paquete con un bonito lazo…
–(Ríe) Sí, con un lazo muy grande.

–¿Qué le pareció la bronca que tuvo Eduardo con Mónica Cruz?
–Me lo contaron cuando volvieron de Barcelona, pero cuando lo vi me pareció mucho más fuerte. Mónica no paró de trabajar y la parte más elaborada la hizo ella. 

–¿Se pasó Eduardo con sus quejas?
–Creo  que cuando a uno le toca alguien de su misma condición no lo soporta. Si tuviera que aguantar a una yo, me costaría mucho. Hablo de aguantarme a mi misma. No conozco a Mónica, pero a lo mejor tienen un poco que ver y por eso chocan. A Eduardo le ofendía que no estuviera trabajando, justo lo que nos ha estado ofendiendo de él al resto durante todo el programa. A Eduardo le gusta echar la culpa a las telas, al maniquí y a lo que sea menos a él.