Ir a contenido

POLÉMICA TELEVISIVA EN LAS REDES

El comensal homófobo de 'First dates' acusa a Cuatro de manipulación

Santiago denuncia que hubo un "montaje" para no emitir sus disculpas por sus criticas a los homosexuales

Juan Carlos Rosado / Madrid

Santiago Contreras, en un momento de su intervención en el programa de Cuatro First dates. 

Santiago Contreras, en un momento de su intervención en el programa de Cuatro First dates. 

El comensal de 'First dates' tachado de homófobo y racista por los tuiteros ha acusado a Cuatro de manipular las imágenes del programa y ocultar aquellas en que le pedía disculpas a su ocasional pareja. “Le sentó mal lo que dije de 'maricón', porque su hermano es gay, pero eso está cortado”, ha aclarado a este diario Santiago Contreras, antes de dejar bien claro que se excusó ante Lorena tras enterarse de la condición sexual de su familar. “Toda esa conversación no se emitió, por lo que es un montaje de la cadena que me parece fatal”, denunció.

Santiago, con Lorena, durante la polémica emisión de 'First dates' en Cuatro.

Según el frustrado pretendiente de Lorena, sus comentarios homófobos hirieron la sensibilidad de la joven por tener un hermano homosexual, “y no por otra cosa”. Santiago, barcelonés de 24 años, empezó, el martes pasado la cita con una encendida defensa de la tauromaquia: "Ahora quieren prohibir los toros, pero el Orgullo Gay lo dejan ahí". Minutos después, remataba la faena soltando un sonoro “maricón” cuando vio entrar en el comedor a una pareja de homosexuales. “Se ha montado un pollo flipante en Twitter, que no me esperaba porque en ningún momento he tratado de faltar al respeto con la palabra maricón: me salió espontánea”, puntualizó.

Tras reconocer que no le va “ese mundillo” aunque lo respeta, dejó abierta la posibilidad de que el LGBTI (gais, transexuales y lesbianas) “esté detrás” de todo este revuelo. “Cualquiera puede decir maricón a cualquiera porque de hecho se les viene llamando gais desde hace solo cinco años cuando esa palabra no ha sido nunca una falta de respeto”, aseguró. Para corroborar su tesis, argumentó que la gente no le ha recriminado nada por la calle: “Al revés, hay personas que me felicitan por haber hablado así, e incluso clientes homosexuales de mi bar me han dicho que no es nada malo decir maricón porque entre ellos mismos se llaman así”. “Los únicos que se han molestado son los que están aburridos todo el día en las redes sociales criticando a unos y otros”, sentenció.

Miradas y toqueteos

Lo de sus agobios en la discoteca de ambiente, a la que fue con unos amigos sin conocer el local, lo zanjó con una contundente frase: “No me sentí a gusto con las miradas que me echaban y cuando se me acercaron y me toquetearon cogí y me fui porque vi mucha guarrería allí”. En cuanto a sus comentarios xenófobos en el ajetreado programa de citas de Cuatro (“Yo soy ordenado: cada uno en su tierra, sobre todo los marroquís"), Contreras se justificó apelando al terrorismo: “Estamos viviendo todos esos atentados de la gente que viene de fuera, como los marroquís y los islamistas, y a mí esta gente no trae nada bueno para mi país”. El joven está convencido de que “al principio” le gustó a Lorena, pero perdió puntos por su sinceridad. “Luego vio cómo soy y que no tengo pelos en la lengua”, apostilló. Antes de finalizar la conversación, confirmó su defensa a ultranza de la 'fiesta nacional': “Me hace gracia que nos quieran prohibir tradiciones como los toros y ahora el orgullo gay esté bien visto”.

0 Comentarios
cargando