CONCURSO HISTÓRICO

'Triunfitos' bajo el sol

El renacido 'OT' desata el entusiasmo en el primer 'casting' del programa de TVE en Barcelona

’OT’ reúne a más de 1.000 personas en Montjuïc. / RICARD FADRIQUE

Se lee en minutos

OLGA LERÍN / BARCELONA

Han pasado más de 15 años del debut en TVE-1 de 'Operación Triunfo', la madre de todos los talentos musicales que, como los champiñones, se han reproducido en los últimos tiempos por las parrillas. Si el éxito del programa se tuviera que medir por la expectación creada en esta nueva vida que TVE le ha deparado al concurso, las cifras estratosféricas en términos de audiencia están aseguradas.

Así lo acreditaron los más de 1.600 participantes, según la organización, en el 'casting' que este miércoles ha acogido la explanada del Palau Sant Jordi de Barcelona. Es la primera etapa de un 'tour' que recalará en Gran Canaria, Palma de Mallorca, València, Santiago de Compostela, Bilbao, Granada, Sevilla y Madrid.

Antes de las diez de la mañana, la cola ya rodeaba el Estadi Olímpic. La temperatura ambiental se iba caldeando por momentos, mientras el otro termómetro, el preestival, se acercaba, peligrosamente, a los 30 grados. Ni una sola sombra aliviaba la canícula matinal. Joan Montpellier, un humorista y locutor de radio, de 53 años, que ya ha hecho unos cuantos pinitos en la tele, tiene el privilegio de encabezar la cola. Asegura, pertrechado con una silla plegable, que lleva merodeando por el recinto desde el pasado 1 de junio. Eso sí que es pasión... A las cinco de la madrugada ya ha encontrado compañías con las que matar el rato.

En la larga fila predominan la gente joven y las mujeres. Ariadna Cabeza ha sido la primera elegida del día (el jueves se deberá presentar a la segunda fase del 'casting', a puerta cerrada, para la que han quedado seleccionadas 80 personas). Todavía está reciente su paso por'Oh happy day' (TV-3), como integrante de las Jukebox. A sus 21 años, tiene algunas palabras para el primer 'OT': "Me encantaba la vida de la Academia". Y recuerda especialmente a Gisela, una de las voces de aquella primera edición, a la que ha reencontrado en el concurso de la tele autonómica como jurado. "Me encantaba, porque interpretaba canciones de Disney", cuenta.

RTVE

La cantante Gisela saluda a algunos de los asistentes al 'casting' de 'OT'.

Y Gisela, precisamente, no se ha querido perder esa nueva primera toma de contacto del programa con su público. "Esto es un 'flashback' bestial -explica-; hace 15 años teníamos muchos nervios y también mucha inconsciencia, nos dejamos caer al vacío, porque no teníamos referencias; eran actos de fe". Àlex Casademunt, en su faceta de colaborador del programa 'Hora punta' de TVE, y Naím Thomas también se han apuntado a este ejercicio de nostalgia. "Me dan ganas de achucharlos a todos y transmitirles tranquilidad", asegura este último muy cerquita de la cola.

20 SEGUNDOS DE PRUEBA

Noemí Galera, como directora de 'casting', Ismael Agudo y Pablo Wessling forman el temido tribunal. Cada uno escucha a un cantante, al que solo 20 segundos de canto 'a capela' le separa de estar a tocar de su objetivo. "No buscamos un perfil concreto: lo primordial es que canten bien", apunta Galera. Además, advierte que es imposible reclutar a "16 fenómenos que son irrepetibles". "No quiero encontrar a un nuevo Bisbal", afirma con rotundidad.

A la cita en los nueve lugares -el 'casting' consta de un total de cuatro fases- se ha convocado a personas mayores de 18 años. "Necesitamos la mayoría de edad, porque 'OT' es un programa de convivencia, en el que no hacemos distinciones entre hombres y mujeres", dice Tinet Rubira, director de Gestmusic, productora del 'talent show'. Los 16 elegidos estarán aislados en la Academia durante cuatro meses (el programa constará de 14 galas). "Eso no quiere decir que no tengan acceso a las nuevas tecnologías de manera restringida", puntualiza. Los concursantes compartirán 1.200 metros cuadrados en un nuevo edificio, todavía en fase de construcción, en el Parc Audiovisual de Catalunya, en Terrassa.

RICARD FADRIQUE

Noemí Galera, responsabe del 'casting' de 'OT', y Tinet Rubira, director de Gestmusic, en las pruebas.

Ni el presentador, ni los jueces, ni los profesores de la Academia han salido a la luz. Tampoco se ha desvelado si el ganador (que se llevará los 100.000 euros del premio) será el próximo representante de RTVE en Eurovisión. "Eso lo tiene que decidir TVE", insiste Rubira. Pero una cosa tiene clara: "Si 'OT' no funciona, no será por culpa del presupuesto, sino porque no lo hemos sabido hacer bien".

En ese nuevo escenario televisivo, sustancialmente diferente al de 15 años atrás, caben todas las posibilidades. Gestmusic es también responsable de uno de los éxitos de la parrilla actual, 'Tu cara no me suena', en Antena 3. "Tenemos la suficiente capacidad de producción para hacer dos programas de gran formato a la vez -reflexiona-. Todo está preparado por si tenemos que competir el mismo día".

PERMISO DEL ALCALDE

Mientras entre bambalinas se producen los abrazos, se rellenan cuestionarios e, ¡importante!, se saborea la sombra, en la cola los nervios no están para treguas. Concepción Sánchez, una trabajadora del Ayuntamiento de Benavent de Segrià, de 52 años, ha tenido que pedir permiso al alcalde para asistir a la prueba. "A las cuatro de la mañana he llegado a dedo a Lleida -explica-. Algo me dice que tenía que venir. ¡Hasta he soñado que ganaba! Creo que es mi última oportunidad".

Noticias relacionadas

RICARD FADRIQUE

Uno de los aspirantes busca refugio en una sombra.

Roberto Carlos Leiva (la conjunción artística la lleva hasta en el DNI), de 36 años, sabe a lo que viene. Con el nombre artístico de Roberto Bahía, es un cantante del metro de Barcelona "con licencia", recalca, y un pasado complicado. Tiene tres discos y ha llegado a cantar ante el papa Francisco. A las cinco de la tarde le toca bolo en la cercana plaza de España, pero antes ha subido a Montjuïc. "Busco una discográfica", admite, a través de un programa al que tiene un cariño "especial" porque representa la tele de su "infancia". Y es que 15 años de ausencia dan para mucha nostalgia. La cuenta atrás solo ha hecho que empezar.