Ir a contenido

ENTREVISTA

Maggie Civantos: "Trabajar en Netflix es una magnífica forma de exportar nuestras series"

La protagonista de 'Las chicas del cable' confiesa que conoció a una extelefonista parecidísima a su personaje de Ángeles

JUAN CARLOS ROSADO / MADRID

La actriz Maggie Civantos.

La actriz Maggie Civantos. / JUANJO MARTIN / EFE

Tras obtener un rotundo éxito con el personaje de la presidiaria Macarena en 'Vis a vis' (Antena 3), Maggie Civantos ha cambiado de tercio para interpretar a una de ‘Las chicas del cable’ en la primera serie producida por Netflix en España. Aquí cuenta su experiencia con esta plataforma de televisión por internet, que ha abierto nuevas oportunidades de trabajo para los atribulados actores del país.

NETFLIX

Protagonistas de 'Las chicas del cable'. Maggie Civantos, Blanca Suárez, Ana Fernández y Nadia de Santiago.

¿Cómo es su personaje en esta serie? Es Ángeles, la veterana de la compañía. Es un personaje frágil que se va a ir haciendo fuerte poco a poco en cada capítulo. Tiene un conflicto familiar con su marido, porque ella siente pasión por su trabajo, pero él considera que una mujer de ese tiempo debe ocuparse de su casa y su hija. Es una mujer que va a buscar la independencia y su felicidad a través del trabajo, lo que le genera conflictos.

¿Es la primera vez que hace de madre? Sí, siempre he hecho de embarazada que luego pierde el crío. Siempre estoy relacionada con la maternidad, pero es la primera vez que ya tengo una hija. Además, la nena que la interpreta es mi hermana, que tiene 4 años.

¿Qué imagen tenía de esas telefonistas de los años 20? Tenía muy poca información. Yo puedo decir que conocí a Ángeles porque a través de un amigo hablé con una señora que fue chica del cable. Le pregunté más que por el trabajo por el lado personal. Me dijo: “Es que a mí me gustaba mucho mi trabajo”. ¡Y esa frase la dice Ángeles en el primer capítulo! Me contó que cuando se casó tuvo que dejar con mucha pena el trabajo a pesar de que le apasionaba. Se emocionaba mucho al recordar su profesión de telefonista. Y me sentí muy reflejada como personaje. Por eso digo que conocí a Ángeles.

"Es la primera vez en la ficción que tengo una hija, y encima la interpreta mi hermana"

¿Les explicaron que fueron pioneras en incorporarse a un mundo laboral vetado a las mujeres? Sí, fue un poco por necesidad económica. La mujer se redescubre a sí misma y descubre la independencia: no tener que depender de un hombre para vivir. Es muy bonito lo que supone el trabajo para la mujer de aquella época.

¿El hecho de emitirse por internet en Netflix supone un inconveniente o una ventaja? Una ventaja absolutamente. Nuestra serie se está viendo por 190 países. Es una magnífica forma de exportar nuestra ficción. Mucha gente puede buscar referentes de las series españolas en esta producción.

¿Qué significa que Netflix se haya animado a producir series en España? Bueno, lo está haciendo por todo el mundo. Pero aquí es la primera vez que producen, con lo que nos subimos al carro. La industria española necesita que se invierta en nuestras historias. Ojalá después de esta vengan otras muchas.

"Es muy bonito lo que suponía el trabajo para la mujer de aquella época de los años 20" 

¿Y que Bambú, la productora de 'Velvet', esté detrás de este proyecto? 'Las chicas del cable' tiene el mismo sello que 'Velvet'. Intuyo que así se lo pidieron a la productora. Creo que fue un encargo. Tiene el sello de la casa.

Su personaje no parece tener nada que ver con aquella atormentada presidiaria de 'Vis a vis' con la que triunfó… Cada proyecto te lleva a un lugar diferente y cada personaje te aporta algo distinto. Creo que Ángeles es bastante distinta a Macarena. La historia y la estética tampoco tienen nada que ver. Está siendo otro viaje muy diferente.

¿No está bastante más relajada que con aquel personaje tan estresante? Sí, aunque aquí también hay secuencias muy desagradables. Trabajar con el miedo que invade a Ángeles es a veces un poco agotador. Pero obviamente en 'Vis a vis' había mucha acción y tenía mucho más peso en la historia. En esta, al fin y al cabo, no tengo ni la mitad de la mitad de volumen de trabajo y de presencia que tenía en 'Vis a vis'. También está bien trabajar cosas muy distintas y desde lugares diferentes, porque eso te hace crecer al final.