TELE DE PAGO

Un 'puente' entre la postal y la confidencia

El primer 'reality' del canal #0 de Movistar+, que presenta Paula Vázquez, apuesta por la belleza del paisaje patagónico y el ritmo pausado

Una imagen de ’El puente’.

Una imagen de ’El puente’.

2
Se lee en minutos
Olga Lerín
Olga Lerín

Periodista

ver +

Había insistido el canal de pago #0 (Movistar+) en que su nueva propuesta para la noche de los lunes, 'El puente', pretendía dar una vuelta de tuerca al género del 'reality', alejándolo de las estridencias, las palabras malsonantes y los líos de alcoba para darle cierto toque de distinción.

Y a simple vista, 'El puente' -producido por Zeppelin TV, creador de la madre de todos los 'reality', 'Gran hermano'- ha hecho una apuesta firme por la imagen preciosista, el ritmo pausado y las conversaciones que no se salen de madre, aunque, eso sí, en esta primera presentación, ha habido ya puntos de vista encontrados, confidencias a media luz y algún tímido amago de acercamiento entre aspirantes más allá de la tarea en la que andan enfrascados.

MOVISTAR+

Paula Vázquez, en una imagen de 'El puente'.

Solo por abrirse al exterior y traspasar los límites físicos de una casa o una isla, 'El puente' ya tiene mucho ganado. La inmensidad de la Patagonia argentina, de sus montañas, bosques y lagos, es captada por la cámara en todo su esplendor. Así como el rudimentario campamento, a imagen y semejanza del hogar de la inolvidable Laura Ingalls ('La casa de la pradera'), en el que se cuece el programa.

El 'docu-reality' pretende así enlazar los ingredientes del género documental y la narrativa de la ficción con la utilización de 'flashbacks' que ubican a los 15 aspirantes. En estos primeros minutos, Raúl y Silvia introducen al telespectador en sus profesiones de bombero y actriz, respectivamente, fuera de esa idílica naturaleza.

NI BIQUINIS NI PRISAS

Paula Vázquezque se reconcilia con la pequeña pantalla tras una ausencia de tres años, se ciñe meramente al papel de narradora para exponer la mecánica del reto: la construcción de un puente de 300 metros, en 30 días, de manera artesanal y con herramientas mínimas. La pasarela llevará a los 15 participantes hasta una caja que contiene 100.000 euros. Sin nominaciones ni expulsiones, ellos mismos decidirán quién es el ganador. Vázquez no tiene aquí nada que ver con la presentadora que lucía biquini en 'La isla de los famosos' (Antena 3 TV) y hablaba con ritmo apresurado. Los rigores del clima patagónico y la grandiosidad del espacio obligan.

En un momento de recogimiento tras el trabajo, Raúl desvela que tiene una niña de "14 semanas". También explica un suceso trágico de su vida: atendió a su padre y a su madre en un accidente de moto, en el que también él estuvo implicado. "Le hice la reanimación a mi madre, pero estaba muerta -prosigue-. Nunca le había dicho que la quería y en ese momento se lo dije para ver si, por favor, me oía. A partir de ese punto, me gusta despedirme bien de las personas que quiero. Aprendí bien la lección".

COMENTARIO MACHISTA

A Silvia se le escapan las lágrimas, que para eso andamos en un 'reality', en un momento de tensión por un comentario de Raúl que interpreta como machista. "Es triste, pero es muy duro ser una mujer", asume. Los nervios empiezan a hacer mella en el grupo, que ve cómo Raúl y Jo (otro de los participantes) tiran del carro.

Noticias relacionadas

Silvia también tiene otros minutos de 'confesionario' con una declaración más propia de 'Casados a primera vista' (A-3) que de un espacio que aspira a otras metas: "El divorcio de mis padres me ha hecho valorar mucho el amor...; soy una romántica y valoro el amor de verdad; no he encontrado hasta ahora ese amor tan sano". Ahí queda el guante. 

Se acerca el momento de tomar una gran decisión. Ajenos a ese instante, los flamantes constructores celebran un cumpleaños. Quedan por delante 270 metros de pasarela, 24 días de trabajo en común y siete capítulos de programa.