APUESTA SORPRENDENTE

'El puente', entre el 'reality' al uso y el 'docu-reality' de alta gama

El nuevo formato de #0 pretende dotar al género de una imagen estética de mayor calidad, por lo que renuncia a grabar la intimidad de los concursantes y se centra en su estrategia

La presentadora Paula Vázquez, en una imagen promocional de ’El puente’, de Movistar+. 

La presentadora Paula Vázquez, en una imagen promocional de ’El puente’, de Movistar+.  / JERONIMO ALVAREZ / EFE

2
Se lee en minutos
JUAN CARLOS ROSADO / MADRID

El canal de pago #0 quiere imprimir su sello de calidad al género del ‘reality’ con ‘El puente’ (lunes, 22.00), una serie documental de ocho capítulos producida por la misma factoría de ‘Gran Hermano’, pero con mimbres y principios bastante diferentes. Para empezar, el equipo de Zeppelin TV ha abandonado la célebre casa de Guadalix y se ha marchado a la Patagonia con 15 desconocidos cuya misión es construir un puente en 30 días. El premio que les espera, si lo consiguen, es de 100.000 euros, aunque el destino personal del botín dependerá de sus propias votaciones y del grado de generosidad del ganador. No hay nominaciones ni expulsiones. Tampoco se verán escenas íntimas de los concursantes porque se ha renunciado a grabar dentro de la cabaña donde viven. Todo ello en aras de conseguir una versión más elegante del género bajo la atenta de mirada de la rediviva Paula Vázquez, que oficiará como narradora.

Las credenciales con las que se presenta esta nueva idea no dejan lugar a dudas sobre sus intenciones:  “Un formato original nunca visto en televisión, un juego de estrategia de proporciones épicas con una realización cuidada al extremo”. De esto último pudo dar fe la prensa durante el pase privado del primer capítulo, cuya factura técnica se eleva por encima de los niveles de calidad habituales. De hecho, el director del programa, Alvaro Díaz, reconoce que se han inspirado en la nueva senda marcada en #0 por el premiado ‘Tabú’ de Jon Sistiaga. “En nuestro afán por hacer un producto diferente, tuvimos que tomar decisiones chocantes para este género, como la de no grabar dentro de la casa donde viven por respeto al descanso del guerrero, lo que te marca una diferencia respecto del ‘reality tradicional”, explica antes de justificar tan drástica determinación: “No era un contenido que nos pareciera imprescindible para el formato porque poníamos más el énfasis en las estrategias, alianzas y relaciones”. De ellas dependerá la suerte final del premio, ya que los participantes elegirán en votación secreta al compañero que tendrá en su mano quedárselo o compartirlo con otro u otros.

VENTA COMPLICADA

Noticias relacionadas

A Zeppelin le costó tres años colocar su producto en el mercado. “Estuvimos hablando con otras cadenas, pero el único que fue valiente para apostar por una idea como esta, propia y nacional, fue Fernando Jerez, director de #0”, recuerda Díaz, quien reconoce el riesgo que entraña la empresa: “Es verdad que a lo mejor el público de un ‘reality’ más tradicional no se siente identificado con 'El puente', pero vete tú a saber…” En cuanto a la elección de Paula Vázquez, confiesa que la idea partió de Jerez porque el programa no iba a tener en principio presentador. “Ha estado apartada tres años de la tele, pero ha sido por motivos personales porque nosotros le hemos ofrecido muchos proyectos en ese tiempo y los ha rechazado”, aclara.

La selectiva presentadora gallega asegura que "ha merecido la pena esperar tres años a que llegara algo bueno" a sus manos. "Zeppelin lleva toda la vida haciendo 'Gran Hermano', pero esto no tiene nada que ver con ese formato, lo que demuestra que el 'reality' puede ser lo que el cliente quiera", advierte Vázquez, cuyo tuit desde la Patagonia resume la euforia que la invade: "Hemos venido a hacer un programa y nos ha salido una película".