Ir a contenido

Un español gana un Emmy con una serie de Netflix

Rodrigo Blaas ha sido galardonado, junto con Guillermo del Toro, como mejor director de animación por la fantástica 'Trollhunters'

AGENCIAS / LOS ÁNGELES

El animador granadino Rodrigo Blaas, con el Premio Emmy que le han concedido como mejor director, por la serie de Netflix Trollhunters.

El animador granadino Rodrigo Blaas, con el Premio Emmy que le han concedido como mejor director, por la serie de Netflix Trollhunters. / ARMANDO ARORIZO

El español Rodrigo Blaas ha hecho historia en la meca de la televisión: acaba de ganar el Premio Emmy (el Oscar de la tele) al mejor director de un programa de animación, por su trabajo en la producción de la plataforma Netflix 'Trollhunters'. Un galardón compartido con el mexicano Guillermo del Toro y que para Blaas considera que es "una recompensa al trabajo de muchos años".

"Este proyecto comenzó hace siete años, cuando Del Toro vio mi cortometraje 'Alma', y le gustó tanto, que me dijo que comenzase a trabajar con él. La idea original era desarrollar aquel corto como una película, pero también me habló de un proyecto que tenía muchas ganas de hacer. Era 'Trollhunters'. Me dijo: 'Vente, cabrón'. Y así es imposible decirle que no", rememoró este granadino de 43 años.

j

NETFLIX

Imagen de la serie de animación de Netflix 'Trollhunters'.

El pasado 28 de abril, la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión anunció los ganadores de los Emmy diurnos, donde la serie 'Trollhunters' fue la más condecorada, con seis estatuillas, entre ellas la de Blaas y la del también español Víctor Maldonado por su diseño de personajes. "Ganar seis Emmys es impresionante. No te lo puedes creer", afirmó Blaas en su estudio de trabajo en DreamWorks Animation (Glendale), adonde llegó tras pasar nueve años en Pixar (San Francisco).

Blaas llegó a DreamWorks Animation con la ilusión de reinventar la historia de 'Alma', un cortometraje sobre unos niños cuyo espíritu queda atrapado dentro de unos muñecos, y así poder rodar su primer largometraje después de trabajar en clásicos de la animación como 'Ice Age' (2000), 'Buscando a Nemo' (2003) o 'Wall-E' (2008). Pero 'Trollhunters' le ha descubierto el "potencial" que posee la televisión para desarrollar el tipo de historias que le apasionan.

"Dirigir un largometraje era mi sueño, pero tras haber dirigido 18 capítulos de 'Trollhunters' -de unos 23 minutos cada uno- siento que es como si hubiera estado al frente de cuatro películas", indicó el animador español. "El cine siempre estará ahí, crecí con él y es lo que me enganchó a la animación, pero disfruto con las posibilidades que ofrece el medio televisivo. Me gusta empujar la tecnología y ver los límites que tiene. La animación es un mundo aún por explorar, visualmente muy rico y lleno de estilos diferentes", declaró.

'Trollhunters', basada en una novela escrita por Del Toro y Daniel Kraus, narra las aventuras y peripecias fantásticas que viven tres amigos tras descubrir un amuleto que abre las puertas a un mundo subterráneo oculto donde habita una civilización de trolls. El objetivo de Blaas y su equipo era otorgar a la serie "el sello Amblin", la productora de películas como 'Los Goonies' o 'E.T.', donde "el espectador descubría la historia a través de los ojos de los chicos".

El proyecto también nació como idea para un largometraje, pero Netflix buscaba desarrollar series de animación y dio plena confianza al proyecto, convirtiéndose en el aliado ideal.

Blaas destacó "la libertad creativa a nivel artístico y de historia" que les dio el estudio, animado por promesa de que darían forma a una especie de "serial" adictivo con varias historias en paralelo, al estilo de 'Juego de tronos', 'House of Cards' o 'The Wire'. "Nos apetecía hacer algo así en animación, algo que no se había visto tanto", apuntó el cineasta, que trabaja ya en la segunda temporada de este formato ideado por Del Toro, que en 2010 se convirtió en asesor de DreamWorks tras abandonar Disney.

EXTRAÑA PAREJA

Juntos forman una extraña pareja que se compenetra a la perfección, ya sea por el amor que profesan a fuentes de inspiración como el pintor Francisco de Goya o los cuentos de hadas clásicos, o por el "buen rollo" y el gusto por "humor soez" que comparten. Ahora que han llovido los premios es fácil asegurar que la decisión de Blaas fue la adecuada, pero el artista reconoce que cuando tomó la decisión de dejar Pixar emprendió un rumbo "hacia lo desconocido".

"Aquel primer paso lo das a ciegas y con fe, con pasión y con ganas de trabajar con Del Toro, pero pasas por muchos momentos de incertidumbre, de creer que no va a salir el proyecto, de buscar otras vías... Pero todos creímos en el germen y hemos conseguido que florezca", recalcó.

Al fin y al cabo, sabía que comenzaba una alianza con Del Toro y que, lógicamente, un proyecto ligado a su nombre tenía más posibilidades de concretarse. Por eso, no descarta que algún día vea la luz la película de 'Alma'. "Digamos que, por ahora, sigue hibernando", apunta.

0 Comentarios
cargando