Ir a contenido

PERSONAJE MEDIÁTICO

'Frank de la jungla' vuelve con 'Wild Frank al rescate'

La nueva serie de DMax muestra la labor del conocido herpetólogo contra el tráfico ilegal de animales

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Frank Cuesta, en uno de los programas de Wild Frank, al rescate, su nueva serie en el canal DMax.    

Frank Cuesta, en uno de los programas de Wild Frank, al rescate, su nueva serie en el canal DMax.    

Desde que debutó en la tele en el 2010 con 'Frank de la jungla' (Cuatro), Frank Cuesta lleva más de seis años recorriendo el mundo para mostrar cómo viven algunas de las especies más curiosas y desconocidas del planeta. Pero ahora va a mostrar la otra cara de la moneda, bastante menos agradable: denunciar el tráfico de animales, un negocio millonario que el conocido herpetólogo denuncia en una nueva serie, ‘Wild Frank, al rescate’, que el canal DMax estrena este domingo, 27 de noviembre (21.30 horas).

Cada año, miles de animales son capturados por traficantes y furtivos y trasladados a otros países, donde se comercializan como mascotas, se venden o incluso se negocia con partes de su cuerpo (piel, cuernos, aletas, conchas, picos, plumas...). Frank Cuesta lleva años dedicado a luchar contra esta injusticia y alertando sobre situaciones como la que existían en el famoso Templo del Tigre, que él denunció durante años y en el que  luego se confirmó que se maltrataba a felinos y se traficaba con sus órganos. "Hay muchas cosas que no conocéis de mí, y ahora por primera vez os quiero enseñar lo que es mi vida”, ha dicho Cuesta. Y, efectivamente, este es el objetivo de la nueva producción.

'Wild Frank, al rescate' muestra el día a día de Cuesta y su trabajo en la asociación que él mismo ha fundado y puesto en marcha para rescatar, defender y rehabilitar a animales víctimas de malos tratos. Por primera vez, la serie pondrá el foco en su trabajo junto con sus hijos en su centro de Bangkok (Tailandia), donde trabaja desde el desde la capital del tráfico de animales, en una lucha por rescatar a aquellos que están en peligro y protegerlos de los delincuentes.

En cada uno de los cuatro episodios de los que consta esta producción de Molinos de Papel se muestra cómo Frank recibe varias llamadas al día de personas que han encontrado animales abandonados que fueron víctimas de los traficantes y cómo el herpetólogo se pone en marcha en una carrera contrarreloj para proporcionar asistencia al animal, recuperarlo y devolverle la libertad tan pronto como sea posible. Sin embargo, encontrar el refugio de los traficantes es una tarea tan complicada como peligrosa“Rescatar animales de las manos de los traficantes nunca es fácil”, reconoce Cuesta.

Entre otros muchos destinos, el herpetólogo acudirá a la frontera con Laos, en la que existen restaurantes que venden carne de perro o licores que contienen en su interior animales enteros como cobras o pangolines, denunciará cómo se maltrata a los elefantes sometiéndolos a trabajos forzados hasta matarlos o los denigrantes espectáculos con los orangutanes. También le acompañaremos a visitar diversos mercados ilegales en los que se venden animales salvajes como si fueran mascotas, licores de animales exóticos y una infinidad de productos para abastecer a la medicina china. Cada rescate de Frank es una pequeña victoria contra los traficantes. Como dice el propio Cuesta, “si te dedicas a algo, o lo haces bien o no lo hagas”.

0 Comentarios
cargando