01 jun 2020

Ir a contenido

'Masterchef Celebrity': más gracia y salero que concurso de cocina

JUAN FERNÁNDEZ / MADRID

De izquierda a derecha, Loles León, Manuel Díaz ’el Cordobés’, Virginia Troconis, Fernando Tejero, Niña Pastori, Miguel Ángel Silvestre, María del Monte, Fonsi Nieto y Cayetana Guillén Cuervo, en la cocina de ’Masterchef celebrity’.

De izquierda a derecha, Loles León, Manuel Díaz ’el Cordobés’, Virginia Troconis, Fernando Tejero, Niña Pastori, Miguel Ángel Silvestre, María del Monte, Fonsi Nieto y Cayetana Guillén Cuervo, en la cocina de ’Masterchef celebrity’. / TVE

Un programa de cocina tiene el interés de revelar secretos culinarios mientras los platos toman forma bajo los focos. Un 'reality' de famosos tiene el atractivo de mostrar a rostros conocidos actuando sin guion y desprovistos de la máscara que normalmente les protege como personajes públicos. El gancho de 'Masterchef Celebrity' recaía, a priori, en llevar a nueve populares concursantes a sufrir momentos de tensión y desconcierto mientras hacen de cocinillas delante de las cámaras, pero la primera entrega del programa, que TVE estrenó el domingo por la noche en La 1, tuvo más de comedia que de drama y recordó más a una zarzuela de chascarrillos que a un 'talent show' de fogones.

El casting invitaba a poner el ojo en modo 'gracia y salero'. Con una cantante de coplas --María del Monte--, una cantaora flamenca --Niña Pastori--, dos actores cómicos --Loles León y Fernando Tejero-- y un torero --Manuel Benítez-- en el reparto, todos con gracejo andaluz en el habla y chiste fácil en el discurso, mal se tenía que dar la reunión para que no acabara en fiesta. La cosa no llegó a festival del humor, pero las bromas, los golpes y los comentarios jocosos de los concursantes compusieron la salsa del programa, mucho más que sus dotes o torpezas con el manejo de los aliños.

Parecía sentirse en su jugo María del Monte, que no desperdiciaba ninguna ocasión para tirar de guasa. "Yo es que soy más de lentejas con chorizo que de espuma de lentejas", se disculpaba ante el cocinero Pepe Rodríguez, a cuya altura llegaba tras dar un largo paseo por el plató. "No sé si llamar a un taxi", suspiraba a mitad de caminata. Por su parte, Tejero aseguraba que un bogavante le había guiñado un ojo y Manuel Benitez, que acabó empalagando a base de mimos y carantoñas a su mujer, la concursante Virginia Troconis, se permitía chinchar a Fonsi Nieto, obligado a cocinar unos callos en directo, lanzándole: "Venga, tío, a dar el callo". Se gustaba el torero en su perfil de cuñado graciosete.

EL BOGAVANTE VERBENERO DE LOLES

Pero la reina de la noche fue, sin duda, Loles León. La actriz catalana no necesita improvisar porque todo en ella es puro desparpajo y espontaneidad. Ya podía enfrentarse a un bogavante vivo del tamaño de un antebrazo o al reto de cocinar unas judías de Chinchón, que al bicho le invitaba "a pedalear" para burlarse de sus intentos por zafarse de sus manos y en plena plaza mayor de la localidad madrileña se proclamaba a sí misma "la virgen de la judía chinchonera". En la primera prueba se presentó ante el jurado con un plato que denominó 'bogavante verbenero', pero la verdadera verbena era ella, que no paró de entonar melodías en todo el programa. "Yo es que el mal rollo me lo quito cantando", se justificaba. Cuál no sería su swing, que Jordi Cruz tuvo que llamarla al orden y pedirle que se tomara el programa en serio. Ella sí que tiene gracia y salero.

Lo chocante del concurso es que tanta predisposición para el desenfado por parte de los concursantes, que al fin y al cabo no se juegan nada, contrasta con el aire dramático que tiene el formato, y que refuerzan los miembros del jurado. "Vais a sufrir, venís a darlo todo, solo uno saldrá de aquí vivo", recordaban insistentemente Roca, Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera. Tanto énfasis resultaba poco creíble, aunque a mitad de programa María del Monte se preguntaba: "No sé si esto es 'Masterchef’ o la película 'Aullidos'". Pero lo decía aguantándose la carcajada.

Ante tanta broma, el momento emotivo de la noche fue la salida de Niña Pastori