Ir a contenido

PANTALLAS

Científicos en la televisión

Mikel Lejarza

Se estrenan las nuevas series, llegan ideas frescas, actores por conocer y muy conocidos, ‘remakes’ con ambición, adaptaciones de cómics y ‘best sellers’, proyectos promocionados por doquier, y un año más hay productos que siguen dominando ampliamente en todos los ‘rankings’ que miden los consumos de la población. Son series que marcan una época y que pasan a la historia diferenciándose de las cientos de ellas que duran en el mejor de los casos lo que se mantienen en emisión. De entre las actuales es ‘Juego de tronos’ la que muchos citarían como la más grande, y sin duda atesora méritos suficientes para ser considerada como tal.

'The Big Bang Theory' es la digna heredada del trono que hace años ocuparon ‘Friends’ o ‘Cheers’

Pero la número uno es ‘The Big Bang Theory’, y semana tras semana continua consiguiendo ser el programa más visto en su país de origen, mérito incuestionable en su décima temporada, con sus protagonistas ya cerca de los 40 años y casi todos emparejados en lo que era una serie de amigos jóvenes y solitarios. Vendida además por todo el mundo, es la digna heredada del trono que hace años ocuparon ‘Friends’ o ‘Cheers’ y su éxito internacional en productos de formato de comedia solo es equiparable a ‘Los Simpsom’, sin duda la serie más grande de la historia. Y además es televisión en abierto, la que se escribe pensando en que habrá varios cortes publicitarios durante su emisión. La más difícil para un guionista.

Detrás de ella no solo están los genios creativos Chuck Lorre  (el padre del invento ) y Bill Prady (el responsable del tono 'nerd' de la serie), sino alguien menos conocido y sin embargo esencial: David Saltzberg, profesor de Física y Astronomía en la Universidad de California que es la persona encargada del tono científico de las conversaciones entre los protagonistas; en especial las disquisiciones de Sheldon cuando habla, por ejemplo, de la teoría de las cuerdas o el decaimiento de antiprotones.

David Saltzberg, profesor de Física y Astronomía en la Universidad de California, es el asesor  científico de la serie

Con un mes de antelación, este genio de la ciencia con ciertas características similares al personaje central de la serie, recibe los guiones con huecos reservados a los comentarios científicos para que sea él quien los rellene; también asiste a las grabaciones para, entre otras cosas, comprobar que lo que aparece en las pizarras es correcto y actúa de asesor con los actores cuando estos tienen que simular discusiones de marcado carácter científico. Como curiosidad, se lleva especialmente bien con Mayim Bialik, antigua ‘Blossom’, que ahora interpreta a Amy Farrah Fowler, que es en la vida real doctora en neurociencias y ayuda a Saltzberg en aquellos aspectos relacionados con la Biología.

Decía Groucho Marx que “la televisión había hecho mucho por su cultura, ya que cada vez que la veía se iba a leer un libro“. No es el único caso de efectos curiosos provocados por el medio que más influye en nuestras vidas. Cuando Salzberg estudiaba la existencia o no de la materia oscura y se dedicaba a medir la masa del 'boson W' o a descubrir el último 'quark', nada le hubiera hecho pensar que acabaría siendo invitado a cursos de guionistas de comedia o incluso a salones de cómic (estuvo en Barcelona en uno de ellos) , pero este auténtico ‘friki’ de la ciencia es la demostración, una vez más, de que en la televisión cabe todo, siempre que se haga con talento, conocimiento y humor.

0 Comentarios
cargando