10 jul 2020

Ir a contenido

PRODUCCIÓN

HBO desembarcará en España con 'The young Pope'

Jude Law da vida a un excéntrico y misterioso Papa en la serie dirigida por Paolo Sorrentino y en cuyo elenco están Javier Cámara y Diane Keaton

OLGA PEREDA / MADRID

Jude Law y Javier Cámara, durante la presentación de la serie de la HBO ’The young Pope’, en Madrid.

Jude Law y Javier Cámara, durante la presentación de la serie de la HBO ’The young Pope’, en Madrid.

'Habemus Papam'. Es estadounidense, joven, brillante y guapo. Misterioso, contradictorio y engreído. Y otra cosa, fuma. Pío XIII es la criatura televisiva de Paolo Sorrentino, director que conquistó el Oscar de la mano de 'La gran belleza', la hipnótica y bellísima película que hablaba de la muerte de los sueños y ponía al día 'La dolce vita'. Sorrentino (Nápoles, 1970) mira ahora hacia la pequeña pantalla y firma el guion y la dirección de 'The young Pope', la gran baza de la cadena HBO de cara a su inminente desembarco en España.

Producida por la prestigiosa plataforma de pago estadounidense, además de por Sky, Canal+ Francia y la catalana Mediapro, la serie parte de una idea muy loca: un intrigante Papa recién nombrado (Jude Law) que, entre otras cosas excentricidades, desayuna 'Coca Cola Light de Cereza' y bromea con el hecho de no creer en Dios. Su argumento nada convencional, su ritmo pausado, sus toques de humor, su brutal ironía y sus brillantes diálogos la convierten en una estupenda carta de presentación de la tele de pago.

Más que una serie de 10 capítulos, 'The Young Pope' es “una irónica, estética e irónica película de 10 horas”, en palabras de Javier Cámara, que acaba de presentar la producción en Madrid junto con Paolo Sorrentino y Jude Law. Antes de rodar, el equipo contactó con el Vaticano de cara a facilitar infraestructura. La disposición inicial fue total. Pero la colaboración final fue cero. Y eso que 'The Young Pope' no es irreverente.

El Papa protagonista parece que quiere iniciar una revolución y abrir las mentes de la curia, pero no. La serie no va por ahí. Law da vida a un pontífice complejo, difícil y raro. Pero conservador como el que más. Y eso que, por ejemplo, no quiere que su imagen se venda como producto de márketing en tazas y platos. Él quiere ser una especie de leyenda en la sombra. Como el artista Banksy o el escritor Salinguer. Basta ver sus dos primeros capítulos para darse cuenta de que 'The young Pope' -presentada a bombo y platillo en el pasado Festival de cine de Venecia- tiene la principal virtud de una producción audiovisual: no dar nada por hecho y tomar al espectador como un ser inteligente.

“Es una serie sobre el misterio”, subraya Cámara, que consiguió el papel de Monseñor Gutiérrez tras escribir un email a Sorrentino -a quien conoció durante la promoción internacional de 'Hable con ella'- y pedirle, por favor, que le hiciera una prueba. “Mi personaje va creciendo a lo largo de los capítulos. La serie entera va creciendo de forma increíble a medida que avanza”, añade.

“Estoy seguro de que el Papa real, Benedicto XVI, tiene cosas más serias que hacer que ver nuestra serie. Pero si lo hiciera, estoy seguro de que apreciaría lo que hemos hecho: un trabajo honesto sobre la vida del clero, con sus luces y sus sombras”, destaca el cineasta. 'The young Pope', efectivamente, habla de la santidad, la religión y la fe. Pero también del abandono, de la traición y, sobre todo, de algo tan terrenal como los seres humanos.