Ir a contenido

Concurso de TV-3

Un alemán que aprendió catalán a distancia gana 'El gran dictat'

Julian Brock se llevó 725 euros, tras escribir correctamente 'haik' y 'bil·litonita', si bien solo ha podido estar dos días en el programa

El joven estuvo de niño en Mallorca y la Costa Brava, lo que le impulsó a estudiar Filología hispánica y también el catalán

Txerra Cirbián

Òscar Dalmau felicita al joven Julian Brock, con Irene Puig a la izquierda, en El gran dictat.

Òscar Dalmau felicita al joven Julian Brock, con Irene Puig a la izquierda, en El gran dictat. / TVC

He aprendido catalán para salir en la tele”. Con este desparpajo y gran simpatía se presentó este jueves en ‘El gran dictat’ de TV-3 el alemán Julian Brock. Pero no solo participó, sino que lo ganó y se llevó 725 euros, superando a las otras dos concursantes catalanas, Maria Casadevall, una profesora de Naturales y Matemáticas de Begues, e Irene Puig, una estudiante de Genética y Genómica de Madremanya, que es la ganadora de las últimas semanas del concurso.

La sorpresa fue increíble, no solo para este joven de Essen, que acabó con lágrimas en los ojos, sino para todo el equipo del programa, empezando por su presentador, Òscar Dalmau, que abrazó al concursante. Brock acertó al escribir correctamente las dos últimas (y difíciles) preguntas (haik, bil·litonita), superando en el último momento a Irene.

Y así lo retuiteó el programa:

Julian Brock es un afable joven de 28 años, que estudió Historia y Filología hispánica porque, “cuando era pequeño, con mi familia, estuve en Mallorca, la Costa Brava, Calella…”. Esos “recuerdos tan agradables” le llevaron también a aprender un curso de iniciación al catalán y, más tarde, solicitar y “cursar una beca Erasmus en la Universitat de Lleida”, explica telefónicamente a este diario.

Brock asegura que decidió aprender catalán, “porque es otra lengua románica, que me resulta muy interesante y con una fonética más amplia” que el castellano, por ejemplo. Actualmente está haciendo un máster de teatro y castellano en la Universidad Ruhr de Bochum, “que son cosas que me gustan mucho, como el periodismo, la radio y la tele”. Cree que una posible salida laboral para él sería “la traducción”, pero que aún es pronto para decidirse.

El programa contactó con él cuando recibió una solicitud suya, comentando que le hacía "mucha ilusión" participar en el concurso y, como señaló Dalmau, se ha pagado el viaje en avión de su propio bolsillo.

Este viernes, en su segunda noche, no ha tenido tanta fortuna y tras enfrentado de nuevo a Irene y a otra concursante, Raquel, no ha logrado ningún punto en las dos primeras pruebas, 20 en la tercera y defenderse en la cuarta, la de deletrear, con 90 puntos más. Pese a ello, se ha visto obligado a abandonar el concurso, pese a sus ganas de seguir jugando.

Para despedirse, el joven alemán explicó que gracias al premio ha podido "pagarse el viaje", que le ha costado unos 200 euros, y también podría "salir de marcha". En su abrazo de despedida con Dalmau, aprovechó para publicitar su canal de Youtube: 
Julian Català

Pese a todo, la repercusión de su esfuerzo en las redes ha sido amplia, tanto en Facebook, donde el joven ha recibido numerosas muestras de cariño, como en Twitter, donde la propia Universitat de Lleida le ha felicitado.

El instituto Goethe también se apuntó a comentar la jugada, pero a la inversa:

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.