INTERVENCIÓN POLÉMICA

El CAC exonera a Empar Moliner de quemar una Constitución en 'Els matins'

El organismo regulador considera que la colaboradora del magacine de TV-3 hizo uso de su libertad de expresión

El CAC exonera a Empar Moliner de quemar una Constitución en 'Els matins'

TVC

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO / BARCELONA

El Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) ha acordado que la quema de un ejemplar de una supuesta Constitución española por parte de la periodista y escritora Empar Moliner en el programa ‘Els matins’ de TV3. el 11 de abril de este año, se efectuó en el marco del ejercicio de su libertad de expresión.

El acuerdo, basado en un informe de los servicios jurídicos del CAC, lo ha aprobado el pleno del organismo por tres votos a favor, tres votos en contra con tres votos particulares y el voto de calidad del presidente. Los votos contrarios son los de Carme Figueras, consejera escogida a propuesta del PSC; Eva Parera, miembro del Consell propuesta per UDC, y Daniel Sirera, propuesto por el PP.

PROTESTA SIMBÓLICA

Su intervención en el magacine en el que colabora había destado tal polémica, que Moliner pidió disculpas Moliner a quien se hubiese sentido ofendido, aunque justificó que su acción fue "una manera simbólica de protesta" después de que el Tribunal Constitucional hubiera tumbado las medidas para garantizar el suministro energético a las familias vulnerables. "Si la Constitución nos prohíbe calentarnos, debería servir para calentarnos", dijo.

Y así lo ha visto el CAC, que concluye que “el discurso y la escenificación se sitúa en el marco de la opinión que ampara el ejercicio de la libertad de expresión en un contexto satírico". Sin embargo, los otros tres consejeros que discrepan del acuerdo entienden que “del análisis de la sección, en ningún caso se puede considerar la intervención de Empar Moliner como satírica, irónica y humorística, sino tan solo un espacio donde se informa y se opina sobre un tema de actualidad”.

Te puede interesar

INFORMACIÓN SESGADA

Figueras, Parera y Sirera consideran que Moliner había dado una “información sesgada, manipulada y dramatizada para presentar el Tribunal Constitucional como un “organismo perseguidor de los catalanes” que “actúa bajo la directriz de determinados intereses políticos”.