Ir a contenido

PRODUCCIÓN DE ÉXITO

'Mr. Robot', la reválida

Canal+ Series estrena este jueves la segunda temporada de la serie revelación del 2015

JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

El actor, Rami Malek, protagonista de la serie ’Mr Robot’, en una imagen promocional de la serie.

El actor, Rami Malek, protagonista de la serie ’Mr Robot’, en una imagen promocional de la serie.

Fue la sorpresa seriéfila del pasado verano: el canal USA Network, especializado en series para pasar el rato, se descolgaba con un estilizado 'techno-thriller' paranoide que tocaba las teclas sensibles del presente como ninguna otra en el aire (o en el cable, mejor dicho). 'Mr. Robot' no tenía mucho que ver con ligerezas como 'Royal pains' y 'Último aviso': era la historia de un 'hacker' con problemas mentales y de drogas que se proponía acabar con el capitalismo por medio de la eliminación de la deuda global.

La ambiciosa serie no fue un éxito masivo (en EEUU logró una media de poco más de 2,7 millones de espectadores a la semana), pero se hizo con un club de fans muy entregado, el favor de la crítica y un par de Globos de Oro: mejor serie dramática y mejor actor de reparto (Christian Slater). De ahí que el estreno de su segunda temporada, el miércoles, 13 de julio, en EEUU y solo un día después en Canal+ Series (jueves, 22.20 horas), se presente como el gran evento de la temporada televisiva veraniega. ¿Quién dijo que el verano era para dormir las neuronas? Muchos tienen ganas de la ambigüedad, perversión, intensidad y retorcimiento de 'Mr. Robot'.

ANTIHÉROE CAPITALISTA

En la televisión moderna, el héroe será antihéroe o no será. Elliot Alderson (intenso Rami Malek), ingeniero de ciberseguridad de día y 'hacker' justiciero de noche, es un hombre atrapado por su pasado, la adicción a la morfina, la depresión, la ansiedad social y, quizá lo más importante, un trastorno de identidad disociativo. Pero sin estos problemas nunca habría llevado a cabo el sueño que confesaba en el primer episodio de la serie en su sugestiva voz en 'off'.

(Si nunca ha visto 'Mr. Robot', quizá debería dejar de leer en este momento).    

“A veces sueño con salvar el mundo, salvar a todos de la mano invisible”, decía. “Esa que nos cuelga la tarjeta de empleado, esa que nos obliga a trabajar para ellos, esa que nos controla cada día sin que lo sepamos. Pero no puedo pararla. No soy tan especial. Solo soy un anónimo y estoy solo”.

Al final de la primera temporada, Elliot había conseguido derrocar a la corporación más poderosa del mundo –E Corp, o Evil Corp en su imaginación, dueña del 70% de la industria global de crédito– con ayuda de fsociety, grupo underground inspirado por movimientos reales como Occupy y Anonymous. Y uno de los misterios más importantes de la serie, relacionado con su título, se había resuelto. Caso cerrado, ¿verdad?

DESPUÉS DEL 'MEGAHACK'

Por supuesto que no. Lo que viene después de derrocar el capitalismo es tan importante para Sam Esmail, el creador de la serie, como aquella esperada detonación: “El 'hack' fue una explosión –ha explicado–, y ahora vamos a ver cómo vuelan piezas en todas las direcciones. Con suerte, veremos cómo se vuelven a recomponer”.

La segunda temporada arranca un mes después del 'hack' que acabó con el sistema financiero tal y como lo conocemos. Tras cobrar verdadera conciencia de sus problemas mentales, ha optado por una vida de rutinas compulsivas sin margen para errores; ni conexión a la red. La revolución 'hacker' tiene a su líder clara en Darlene (Carly Chaikin), personaje explorado, al parecer, con mayor variedad de matiz en los nuevos episodios.

El protagonismo no es exclusivo de Alderson, también se suman nuevos personajes, pero la perspectiva formal de la serie sigue siendo personal: fotografía cuidada, mucho plano amplio, un montaje líquido y una música y diseño de sonido que contribuyen tanto como la imagen a generar un estado de inquietud e inseguridad. Todos los episodios serán dirigidos por Esmail (autor del filme 'Comet' y tres capítulos de la primera temporada), lo que ayudará a la coherencia de estilo. Promete.

Temas: Series