FESTIVAL DE LA CANCIÓN

Barei: "Eurovisión es una pasada, pero tengo ganas de volver"

La representante de TVE en el certamen reconoce que está un poco preocupada por su voz, "porque empieza a estar jodida"

Barei, la representante de TVE en el Festival de Eurovisión, en Estocolmo. 

Barei, la representante de TVE en el Festival de Eurovisión, en Estocolmo. 

4
Se lee en minutos
CARLES SAVALLS / ESTOCOLMO

Frenesí en la delegación española a falta de tan sólo un día para el Festival de EurovisiónBarei y su equipo trabajan intensamente para que la televisión sueca introduzca los cambios en la iluminación y la realización del número que por ahora no ha habido manera de lograr, pese a la insistencia del equipo. Mientras tanto, la madrileña intenta consevar su voz entre algodones y no castigarla de cara al examen final de este sábado, 14 de mayo.

¿Contenta con los resultados de los ensayos? Con la iluminación y la realización, no. Y eso no depende de TVE, sino de los suecos, que creo que se han centrado mucho en las semifinales; ¡las actuaciones de esas galas son brutales! Pero en cambio, los 'Big Five' (Francia, España, Italia, Alemania y Gran Bretaña) y Suecia tenemos la misma iluminación; blanca e igual de fría... Y hay cosas que deben ser enfatizadas con la luz.

¿Cuáles, por ejemplo? Tras dejarme caer: al volver a cantar, el foco tiene que encenderse de golpe, no de forma gradual. ¡Quiero un 'focazo' en mi cara! También quiero unos planos más cortos al principio; algo parecido a la actuación de Armenia; planos cortos de la boca, de frente y de perfil... Y eso no lo han hecho en ningún momento, ¡y lo pedimos hace dos meses! Si lo hace Armenia, ¿por qué no vamos a poder hacerlo nosotros? ¿Por que no quieren que las actuaciones se parezcan unas a otras? ¿Qué culpa tengo yo de que queramos lo mismo? Estamos un poco agobiados por esto, porque la gala es este sábado y nos estamos poniendo muy serios, pero creo que de aquí a entonces vamos a poder cambiar este tipo de cosas.

¿Defina su puesta en escena? Llevo un tipo de canción que pide simplicidad. Estoy hablando de superación, de lucha, así que no puedo hacer nada que distraiga de ese mensaje, porque entonces dejaría de enfatizarlo y la atención del espectador se desviaría. La delegación francesa me dijo una cosa que me hizo mucha ilusión... Piensan que llevo la puesta en escena más inteligente. Les pregunté por qué lo creían y me explicaron que es el número que conecta más con el público; que no da tiempo a que los espectadores desconecten de mí. Y que todo lo que hay alrededor acompaña, no eclipsa. Me dijeron además que hago una cosa que no se va a olvidar nunca: que caigo y se apaga la luz. Eso no lo ha hecho nadie y se va a recordar, quede en el puesto que quede. Es un detalle de marca, como lo es también el baile de los pies.

¿Hay todavía alguna cosa por pulir? Los gestos; quiero sonreir más! Y en cuanto a la voz, estoy un poco agobiada porque empiezo a estar jodida y la final es ya. Lo que pasa es que yo tengo una voz muy diferente por la noche respecto a la mañana: al final del día tengo un subidón, así que en el fondo estoy tranquila, pero aún así quiero cuidarme y no puedo, porque estoy todo el día hablando...

¿Qué hace para cuidarse? Estoy tomando un jarabe de propóleo e intento beber más agua de lo que acostumbro. Y hoy he dormido ocho horas, ¡gracias a Dios!, porque los otros días era dormir cinco, cuatro, seis horas... Seis no está mal para un día normal, pero para una jornada en la que llevas 16 trabajando... Llega un momento en que tu cuerpo ya no puede.

 

Barei

CaNTANTE

No estoy contenta con la iluminación y la realización de la televisión sueca. Y hay cosas que se deben enfatizar con la luz"

Eurovisión supone mucha presión... Los mismos que te exigen tu tiempo cuando estás aquí, porque han venido a verte, son los que te machacan cuando no das la talla con la voz; es muy injusto! Es un ¡te quiero!, ¡te quiero!, ¡habla! ¡Habla! ¡Foto! ¡Foto!... Y es fenomenal y yo estoy feliz pero me encantaría que después, si ven que no puedo, dijeran "es normal y lógico; Barei es humana". Eurovisión implica un nivel de agotamiento muy grande.

Está en el 20º puesto de las apuestas, cuando llegó al décimo antes de llegar a Estocolmo. ¿le afecta? ¡Para nada! Ni lo miro; ni esto ni lo que se dice en las redes sociales. Para empezar, porque no tengo ni tiempo, pero me lo van contando. No hago caso porque otros que llegaron a estar en la cola de las apuestas hasta ganaron, y artistas que llegaron a ser los favoritos acabaron... ¡Yo qué sé! 14º. Esto de las apuestas no es determinante.

Noticias relacionadas

¿No necesita ya un descanso de tanto 'Say yay'? Estoy cantando otras cosas. Pero es verdad es que cuando el miércoles actuamos en los Jardines Reales y cantamos dos canciones más, moló. Esos días los disfrutas más porque no sólo es el 'Say yay!'. Esto de Eurovisión es una pasada, pero tengo ganas de volver a España para empezar la gira con mi banda.

¿Estocolmo le ha supuesto alguna idea o algún proyecto nuevo en que trabajar una vez pase todo esto? De momento un dúo con Amir Haddad, el representante francés. Y otro con Sandhja, la finlandesa. No entiendo cómo la eliminaron. Estamos en el mismo hotel; me llevo muy bien con ella. Estamos en la misma onda de música en cuanto a energía. Hasta nos reímos igual, a carcajada limpia. Y a pesar de no haber pasado a la final, le dije que quería seguir haciendo un dúo con ella, y quedamos que sí, que lo vamos a trabajar.