Ir a contenido

JÓVENES EMPRENDEDORES CON GALARDÓN

Un 'mort' en la mejor Onda

Ràdio Barcelona premia el proyecto de final de grado de seis antiguos estudiantes de la UPF

OLGA LERÍN / BARCELONA

Tráiler de la webserie El mort viu

«Cuando me enteré de que habíamos ganado un Ondas me costó reaccionar. No lo tenía en mi mapa mental. Y pensé en 'Salvados'. Me dije: Cuando se lo dieron a ellos se pusieron muy contentos; supongo que nosotros también hemos de estarlo'». Con esta lógica aplastante recibió Jordi Porcel semejante notición el pasado miércoles, mientras se dirigía a ver una exposición en La Virreina. Junto a cinco exestudiantes más de Comunicació Audiovisual de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) -Lluís Ferrer, Héctor Mas, Adrià Espí, Joan Losada y Martí Pavia-, es el creador de El mort viu, episodio piloto de una ficción que ha obtenido el prestigioso galardón como el Mejor Programa o Serie emitido por internet, categoría que este año se estrenaba en los premios de Ràdio Barcelona.

'El mort viu' fue el proyecto que inauguró, el pasado mes de septiembre, el programa de BTV Tube d'assaig, un espacio de nuevos formatos impulsado por la tele municipal y la UPF para dar visibilidad a las piezas de estudiantes y jóvenes talentos. Presentado como un trabajo de final de grado, se quedó corto en la acción de micromecenazgo que se propone en Tube d'assaig (solo consiguió 3.015 euros, de los 8.500 a los que aspiraba), pero sin duda, con el Ondas le ha tocado la lotería.

«Es una manera de reivindicar el talento y la universidad pública», reflexiona Espí sobre la distinción, quien el pasado jueves reconoció a EL PERIÓDICO que el grupo necesitaba «un par de días» para «digerir» el acontecimiento. Porcel añade: «El camino ahora va a ser muy diferente y debemos meditar la estrategia».

Espí concibió la historia de una familia desestructurada, con un hijo de armas tomar, mientras volvía a su casa en Valencia («Los viajes en Renfe te dan para pensar...», cuenta). El mort viu bebe del humor negro de los hermanos Coen, del costumbrismo del cine de Luis García Berlanga y del clásico de David Lynch Twin Peaks. «Hemos crecido con las series y acabas interiorizando narrativas», asegura Mas. «Queríamos hacer algo en la línea de lo que nos gustaría ver en la tele de aquí y que comenzamos a intuir en series como El Ministerio del Tiempo o Mar de plástico...», apostilla Ferrer.

Con ese germen y una cámara de fotos profesional se pusieron manos a la obra. Hubo casting de actores y hasta un mes de ensayos -«Queríamos ir más allá de un trabajo de final de curso», apunta Losada- en la confección del piloto (que está en YouTube). Son 30 minutos y un presupuesto «low cost»: entre 3.000 y 4.000 euros. Para que el muerto en cuestión siga vivo calculan una cifra más alta (10.000 euros, al menos, para tres capítulos) y la colaboración de productoras. «Nos tenemos que creer que somos profesionales y pagar a la gente», dice Porcel, que, por cierto, tras el sobresalto del Ondas, vio la exposición de La Virreina como si fuera un día de lo más normal.

0 Comentarios
cargando