Ir a contenido

LOS OSCAR DE LA TELEVISIÓN

Juego de Emmys en la tele

3Series y actores sueñan con ganar esta noche los preciados galardones

RICARDO MIR DE FRANCIA
WASHINGTON

Son ya varios los años en los que se viene celebrando la nueva era dorada de la televisión, con series que tienen poco que envidiar a las grandes producciones para la gran pantalla y que han convertido el viaje entre el cine y la televisión en un camino de doble sentido y sin estigma alguno para actores y directores de prestigio. Pero esa explosión de creatividad y talento apenas se ha reflejado a la hora de repartir los premios. En la gran fiesta de los Emmys, que esta madrugada emite en directo Canal+ Series Xtra (dial 12, 1.00 horas), casi siempre ganan los mismos, como demuestra, por ejemploque Modern family Rockefeller Plaza lleven ocho años seguidos copando la categoría de comedia. Este año podría ser diferente. Mucho esperan que los Emmys de este domingo empiecen a reconocer la diversidad.

Para algunos será la última oportunidad, como es el caso de Jon Hamm, el carísmático y mujeriego Don Draper de Mad men, que ha visto cómo sus siete nominaciones anteriores quedaban en nada. Para otros, podría ser al fin un reconocimiento muy merecido, como es el caso de Juego de tronos. Su quinta temporada lidera las nominaciones, con nada menos que 24. También podría ser el momento del espaldarazo definitivo para las plataformas de streaming Netflix y Amazon, que con su apuesta por la producción propia han revolucionado el mercado.

Netflix tiene valores seguros (House of cards y Orange is the new black), que competirán por el mejor drama con Juego de tronos, Mad men, Downton Abbey y Better call Saul (precuela de Breaking bad). Y novedades como la comedia The unbreakable Kimmy Schmidt. Pero es seguramente la serie de Amazon Video  Transparent la que parte como favorita para dar la sorpresa entre las comedias y acabar con el reinado de Modern family, que, de repetir, haría historia convirtiéndose en la comedia más celebrada de la televisión, superando a Frasier, con seis estatuillas.

Transparent aborda uno de esos temas impensables hace algunos años: la vida de un profesor retirado y padre de tres hijos adultos que opta por dar rienda suelta a su yo interior y vivir como un transgénero. Su protagonista, el veterano Jefrey Tambor, de 71 años, está en todas las quinielas para hacerse con el Emmy al mejor actor, un reconocimiento que ya obtuvo este año en los Globos de Oro. «Las audiencias siguen siendo mucho mayores para las series de las grandes cadenas, pero las de los servicios de streaming tienen la atención del establishment del espectáculo», decía a Los Ángeles Times el profesor de la universidad de DePauw, Jeffrey McCall. «De algún modo, es un pronunciamiento sociocultural, pero también un pronunciamiento de hacia dónde quiere llevar el mundo creativo a la industria del vídeo».

La Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión cambió en verano algunas de sus reglas, expandiendo entre otras cosas el número de votantes. Si hasta ahora decidían los premios un pequeño grupo de empleados de la industria, incluidos actores y directores, en esta 67ª edición podrán votar a través de la red los cerca de 15.000 asociados de la Academia. Una fórmula nueva que, según los expertos, debería favorecer el riesgo y la diversidad.

Cuando esta noche se abra el telón de la gala, que este año presentará el cómico Andy Samberg, otro alumno de Saturday night live, habrá que estar muy pendientes también de Taraji P. Henson (Empire) y Viola Davis (Cómo defender a un asesino). Ambas compiten en la categoría de mejor actriz dramática, estatuilla que nunca ha ido a una intérprete negra. Tendrán que batir a Claire Danes (Homeland), ganadora de dos Emmy, pero pueden celebrar que este año no este nominada Julianna Margulies (The good wife). Las dos se han repartido las últimas cuatro ediciones.

0 Comentarios
cargando