Ir a contenido

CUARTA TEMPORADA DEL 'REALITY'

Un caluroso verano con Alaska y Mario

MTV estrena los nuevos capítulos, en los que la pareja viaja por España

OLGA LERÍN / BARCELONA

Alaska y Mario Vaquerizo, en una imagen del programa.

Alaska y Mario Vaquerizo, en una imagen del programa. / MTV

Tas unos meses en los que el regreso de Alaska y Mario Vaquerizo a la pequeña pantalla con sus andanzas estuvieron en el aire, finalmente su ingente legión de seguidores está de enhorabuena: este domingo (22.00) llega a MTV la cuarta temporada de su 'reality', en el que la popular pareja da rienda suelta a su vida cotidiana. Sin añadidos artificiales ni nombres pomposos. "Esto no es una teletienda, ni un estreno con grandes fichajes", insiste Vaquerizo. Pero lo que sí se notará en esas nuevas 10 entregas será mucho calor.

Si en las tres anteriores temporadas el hilo conductor de 'Alaska y Mario' habían sido la boda por lo civil de los protagonistas, su posterior y surrealista luna de miel en EEUU y el 50º cumpleaños de la musa de la movida madrileña, ahora le toca el turno al ocio estival. "De repente, tuvimos que grabar en julio y agosto, y se trataba de mostrar cómo pasamos las vacaciones -cuenta Olvido Gara (el nombre real de Alaska)-. En el fondo, no lo son, porque hemos aprovechado huecos entre trabajo y trabajo". Un estío que ambos recordarán por los termómetros desbocados. "Me moría de calor y se me rizaba el pelo", cuenta el representante de cantantes y 'showman', con el desparpajo que le caracteriza.

"Nuestro día a día es como el día de la marmota -subraya Vaquerizo-; así que lo que se vio en otras temporadas es lo que se seguirá viendo en esta". Eso sí, promete ser mucho más movidita territorialmente. Aunque Alaska está en pleno proceso de creación del nuevo álbum de Fangoria, y Mario tiene que compaginar los ensayos y conciertos de las Nancys Rubias con su nueva banda (los Ramonsters), también hay tiempo para esos "huecos" a los que se refiere Alaska, y disfrutar de la playa.

CON BELÉN ESTEBAN // En Marbella, por ejemplo, acudirán al desfile de Elena Benarroch, donde se codearán con la 'jet-set' marbellí; también visitarán Barcelona y Sitges, donde América, la madre de la cantante, verá a su amigo Víctor Sandoval; en Ibiza acudirán a una fiesta de Silvia Superstar, y en Benidorm se reunirán con Belén Esteban. "Nacho Canut [la otra mitad de Fangoria, junto con Alaska] y yo somos defensores a ultranza de esta ciudad y en el hotel donde veraneamos coincidimos con Belén", puntualiza la artista.

Y, como no podía ser de otra manera, el final de temporada se prevé sonado: la pareja y todos sus amigos organizarán su propio certamen musical: Topichella Festival. "Los amigos habituales continuarán presentes, porque son también habituales en nuestra vida", añade Alaska.

Para ir abriendo boca a lo que se avecina, el episodio de este domingo lleva por título '¡Qué calor!' Si a la cantante solo le gusta celebrar los cumpleaños de 10 en 10, Mario opta por el hábito más común entre el resto de los mortales. Así que amigos y familiares se reúnen en la casa azul para disfrutar de una fiesta especial. Además, ultiman los preparativos para la boda de un amigo cineasta, Alejandro Amenábar.

Temas: Alaska