Ir a contenido

ACUERDO 'IN EXTREMIS' A LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO

Los 8 canales de TDT en peligro se salvan

Las teles pagan unos 10 millones de euros para que se retire la demanda

MANUEL DE LUNA / BARCELONA

El próximo martes, 23 de junio, el Tribunal Supremo debía hacer público su fallo con respecto a la demanda contra la concesión irregular de ocho canales de televisión digital terrestre (TDT). Así, estos podían desaparecer, tal como ocurrió hace un año, en un caso similar, con otras nueve frecuencias de TDT. Pero apenas una semana antes de la sentencia, estos ocho canales ya están salvados. Según han confirmado fuentes del sector audiovisual a EL PERIÓDICO, las empresas de tele que podrían perder estas frecuencias -Mediaset, Atresmedia, Net TV y Veo- han llegado a un acuerdo económico con la empresa demandanteInfraestructuras y Gestión 2002 SL, para que retire su demanda ante el Supremo.

Aunque no se ha filtrado la cantidad que han pagado las televisiones, las mismas fuentes señalan que esta cifra podría rondar los 10 millones de euros, una cantidad considerable para la firma demandante, pero muy asequible para las cadenas, no solo por su actual volumen de negocio, sino también por el importante descalabro que les supondría perder ocho canales más, tras los nueve de hace justo un año.

Este acuerdo al que se ha llegado 'in extremis' -se cerró la pasada semana- clarifica un poco la actual incertidumbre que vive el audiovisual, un sector que engloba intereses que van más allá de las televisiones implicadas en conflicto judicial. De esta manera, todos salen beneficiadostelespectadores, tejido industrial, trabajadores... Y, además, las tele mantienen sus canales y sus inversiones, el demandante se lleva un importante pellizco y el Gobierno se quita de encima un problema (ordenar otro cierre de los canales, tras el previsible fallo del Supremo), que afectaría un poco más a su ya tocada imagen, sin hacer nada.

De hecho, la sorprendente e inesperada posición del Ejecutivo en la primera sentencia del Supremo (se negó a solucionar el fallo formal en las concesiones de los nueve canales, que al final se cerraron) es lo que ha llevado ahora a las televisiones privadas a ponerse las pilas y buscar una solución de urgencia para esta segunda sentencia, que ya preveían negativa para sus intereses.

La solución puede sorprender, pero es bastante habitual en el mundo judicial: las partes llegan a un acuerdo previo -generalmente económico-, por el cual se retira la denuncia ante los juzgados y, por tanto, se evita el juicio, y sus consecuencias.

INGEST / La demanda ante el Supremo que ha provocado este terremoto en el sector la puso Infraestructuras y Gestión 2002 SL (Ingest), empresa vasca dedicada a prestar servicios de telecomunicaciones (transporte de la señal televisiva). Ingest 'descubrió' que las concesiones de varios canales de TDT durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero se habían realizado sin un concurso previo, tal como especificaba la ley del audiovisual que se acababa de aprobar. Era un fallo estrictamente formal, pero que llevó al cierre de nueve canales hace un año. Según explicó entonces a este diario Ignacio Sánchez, apoderado de Ingest, "fue una concesión injusta y se nos ha dado la razón. Tiene que haber un concurso abierto, en el que nosotros también podamos entrar con nuestra oferta como Telefónica o Abertis". De hecho, estas son las empresas con las que rivaliza Ingest, y no las televisiones, que son simples víctimas de la 'guerra' de las 'telecos'.

0 Comentarios
cargando