26 feb 2020

Ir a contenido

HUMOR

Pepe Rubianes vuelve a TV-3

'Còmics' recuerda al actor 'galaicocatalán' con personas de su círculo

O. L. / BARCELONA

El presentador Àngel Llàcer, junto a Carmen Rubianes, en el programa.

El presentador Àngel Llàcer, junto a Carmen Rubianes, en el programa. / TVC

El añorado Pepe Rubianes, aquel actor 'galaicocatalán' (como él mismo se definía) que sedujo a las plateas y sacó de sus casillas a unos cuantos, es este miércoles el protagonista de 'Còmics' (TV-3, 22.40), que presenta Àngel Llàcer. El espacio se acerca a su figura, pero sin pretensiones de "hacer una hagiografía", explica Jordi Roca, director del programa. "Conoceremos al Pepe más personal e íntimo -precisa-, a un tío que era muy sensible, pero que en el fondo tenía un punto de solitario, escribía reflexiones poéticas y estaba muy necesitado del afecto de sus amigos y las mujeres".

Y precisamente algunas de esas personas que le conocieron -y, sobre todo, le quisieron bien- desfilan por el programa. Ahí estarán Manel Fuentes, que recrea uno de sus monólogos; el provocador Leo Bassi, que no dejará a nadie indiferente con un número relacionado con los huevos y el golf; Albert Om, que recordará el lío fenomenal que se montó después de que Rubianes no dejara en muy buen lugar a España en el magacín de TV-3 'El club', y Toni Soler que, con su equipo del show 'Malalts de tele'entrevistó al actor durante la friolera de ¡nueve horas!

Tampoco faltarán dos de los integrantes de las 'viudas de Rubianes', el 'showman' Carles Flavià y el actor Pep Molina, quien desvela que el artista era "muy posesivo" y recupera anécdotas de viajes que le sirvieron de base para algunos monólogos.

Especialmente elocuentes son los testimonios de Lucila Aguilera María Rosales, la primera y la última pareja del artista, respectivamente, a quien tienen "en un pedestal", y su hermana Carmen, a cuya casa se trasladó el actor cuando enfermó. "Hola, aquí estoy -cuenta que le dijo-. Solo te pido una cosa: que no llores". Y también explica cómo se alteraba cuando oía el himno de España, que algún vecino hacía sonar "para cabrearle". Puro Rubianes.