Ir a contenido

POLÉMICA

Chicote da la cara en 'El hormiguero'

El chef es criticado por simular un viaje a Tailandia para un reportaje de La Sexta

Alberto Chicote en Barajas, durante el programa El precio de los alimentos.

Alberto Chicote en Barajas, durante el programa El precio de los alimentos. / LA SEXTA

Alberto Chicote interviene el martes en El hormiguero de Pablo Motos (A-3, 21.45 horas) para -en principio- promocionar su conocido programa Pesadilla en la cocina. Pero será difícil que el conocido chef, o Motos, no hagan una referencia a la gran polémica que se ha creado al descubrirse que el cocinero simuló que viajaba a Tailandia en un reciente documental que emitió La Sexta el pasado mes de marzo. El escándalo ha sido de tal magnitud que el propio Chicote ha tenido que salir a la palestra para disculparse públicamente.

La noticia saltó la pasada semana, cuando el periodista Luis Garrido-Julve explicó en su blog que las imágenes que aparecían en el documental El precio de los alimentos, que presentaba Chicote, las grabó él por encargo de otro programa de Atresmedia, Equipo de investigación, y que esas mismas imágenes se usaron luego, convenientemente montadas, en el documental de Chicote, quien aparecía hablando de Tailandia en un aeropuerto y simulaba embarcar en un avión. Las escenas mostraban al hombre viajando, durmiendo en el trayecto y diciendo adiós a las azafatas al aterrizar, supuestamente, en Bangkok. «Azafatas de Iberia, ¿desde cuándo vuela la aerolínea española al sudeste asiático?», se pregunta Garrido-Julve, quien reconoce que lo que más le molesta es que no se le comentase nada. «Si me dicen que mi nombre no saldrá en los créditos y que el vídeo se falsearía para fingir que una estrella se paseó por aquí, todo hubiera sido distinto», escribe.

Atresmedia salió al paso asegurando que se trataba de un «recurso narrativo», que se usa a veces en la tele en «edición y montaje», y que la iniciativa no partió de Chicote. Y ayer fue el propio chef quien, en Twitter, explicó que fue la dirección la que consideró que su presencia no era necesaria en todas las localizaciones, «y que no afectaban al resultado final de lo que el reportaje quería contar». Y agregaba: «Solo puedo deciros que tomamos nota de vuestras críticas».