Ir a contenido

CONCENTRACIÓN EN LA TELE DE PAGO

Canal+ ya es de Telefónica

Competencia aprueba la compra, pero la operadora deberá ceder contenidos

J. C. ROSADO / M. DE LUNA
MADRID / BARCELONA

Imagen del cuartel general de Telefónica en Madrid, con el logotipo.

Imagen del cuartel general de Telefónica en Madrid, con el logotipo. / JUAN MEDINA / REUTERS

Tras 10 meses de análisis, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprobó el jueves, por fin, la compra de Canal+ por Telefónica, pero con una serie de condiciones restrictivas para la operadora. La principal es que Telefónica está obligada a abrir a la competencia sus llamados canales premium (estrenos en exclusiva o eventos como el fútbol, la F-1 o el Mundial de Motos), para evitar abusos y monopolios. Sus competidores podrán acceder a un máximo del 50% de esos cotizados canales que integran la oferta mayorista de la operadora.

Desde que se inició este proceso (junio del 2014), la CNMC ha ido poniendo condiciones a Telefónica para dar su visto bueno. Tras presentar tres propuestas que no convencieron al órgano supervisor, la operadora redactó la cuarta versión definitiva, «que la CNMC ha considerado adecuada para autorizar la concentración», según el comunicado de la comisión. La operación aprobada consiste en la adquisición por Telefónica del control exclusivo de C+ mediante la compra del 56% del capital en manos de Prisa (por el que habría pagado unos 750 millones de euros), que se sumaría al 44% que ya controlaba la operadora.

Los compromisos, que tendrán una vigencia de cinco años, se dividen en tres grandes bloques. El más importante se refiere a la obligación de Telefónica de poner a disposición de otros operadores de tele de pago una oferta mayorista de canales premium: los que cuenten con contenidos de estreno en exclusiva de las distribuidoras multinacionales (majors) y/o eventos deportivos. Cada operador de tele de pago podrá acceder a un máximo del 50% de los canales que integran la oferta mayorista y tienen libertad de elegir cómo componen su elección dentro de la misma. «Los precios de la oferta mayorista asegurarán la replicabilidad de la oferta minorista de Telefónica y prevendrán situaciones de estrechamiento de márgenes», explica la CNMC en su comunicado. Además, la explotación en exclusiva de los contenidos que adquiera Telefónica queda limitada a dos años y a determinados tipos de ventanas.

En otro bloque, la empresa que preside César Alierta se compromete a no entorpecer la movilidad de sus clientes actuales y futuros de TV de pago con el establecimiento de limitaciones a las políticas de permanencia y retención de clientes.

Prisa expresó el jueves en una nota su «valoración positiva» de la decisión porque le permitirá «centrarse en el negocio de la educación y la información». Pero rivales de Telefónica, como Orange y Vodafone, consideraron «muy mejorables» las limitaciones de la CNMV. Ambas operadoras pedían la apertura al mercado mayorista del 100% de los contenidos premium, aunque podrían admitir una reducción de haste el 75%.

Hay que tener en cuenta que, tras la integración de C+(1,69 millones de abonados) y Movistar TV (1,88 millones), Telefónica acaparará de la TV de pago más del 85% de la cuota de mercado por ingresos, y del 70% por número de clientes, según ha dicho Jaume Roures, directivo de Mediapro. También hay que tener en cuenta que esta fusión aún la tiene que aprobar Bruselas, que podría ser más restrictiva que la CNMC.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.