ENTREVISTA

Yon González : «Los actores no sabíamos cómo acaba 'Bajo sospecha'»

El actor Yon González es uno de los protagonistas de la serie de Antena 3 'Bajo sospecha'

El actor Yon González, en una imagen de la serie ’Bajo sospecha’, en la que interpreta a un policía.

El actor Yon González, en una imagen de la serie ’Bajo sospecha’, en la que interpreta a un policía. / ATRESMEDIA

Se lee en minutos

JUAN CARLOS ROSADO / BARCELONA

-¿Qué le atrajo de 'Bajo sospecha'?

-Sobre todo la productora, Bambú ['Velvet', 'Gran Hotel', 'Gran Reserva'...]. Estuve con muchas ganas y me lo pasé muy bien. Ojalá funcione y estemos aquí unas cuantas temporadas haciendo disfrutar a la gente.

-¿Esta serie es de acción o de investigación?

 

-Acción no hay mucha. No es como en 'Gran Hotel' que había peleas.

-En 'Gran Hotel' era investigador, y aquí, policía. ¿Tienen algo que ver uno y otro?

-Son diferentes. Pueden tener un gran parecido porque no dejan de ser protagonistas que hacen de buenos, pero hay bastantes diferencias.

-¿Quizás es más oscuro el personaje de 'Bajo sospecha'?

 

-Bueno, igual tiene más carencias. Puede parecer más canalla porque voy desaliñado y con barba. Tiene sus secretillos. Tiene un gran vínculo emocional, pero es de toda una vida y está bastante resuelto, entre comillas. No puedo desvelar más.

-¿Le ha costado prepararse?

 

-No mucho, porque cuando tienes un guion en el que no tienes que gastar mucho tiempo de estudio en resolverlo para dejarlo digno… Cuando ya es digno, a lo que dedicas tu tiempo es a crear un personaje y a matizarlo. En definitiva, a hacer cosas para las que no tienes casi tiempo con otro tipo de guiones que, por lo general y por desgracia, son habituales en este país.

-¿Va a haber amor y humor entre Blanca Romero y usted?

 

-Es un poco como 'Expediente X', que en el primer capítulo hay una cierta tensión sexual que luego se va a centrar en la investigación y al final de la temporada no sé si retomarán esa parte o la dejarán para siguientes temporadas o casos.

-¿Volveremos a verle en una relación amorosa como chico duro?

-Este personaje juega con dos caras: la que da hacia el pueblo, que tiene que hacerse pasar por un lugareño más y ser campechano. El es más oscuro de lo que aparenta ante los demás personajes de la serie, excepto con Laura, que  es mas auténtico.

-¿Le sorprendió la evolución del personaje desde el primer capítulo?

-Al principio no sabíamos todavía cómo acababa, porque nos daban los guiones poco a poco. Era casi un trabajo de investigación sobre mi personaje el que tenía que hacer porque como no te decían nada, te guiabas por lo que tú creías.

-¿Y cómo se lleva lo de que no les hayan dicho quién es el culpable?

-A mí me da igual.

-¿Tiene más proyectos en ciernes?

 

-Este año por suerte he hecho tres películas: 'Perdiendo el norte', otra de Bambú, con Carlos Seda, que se titula 'El club de los incomprendidos', y otra maravillosa con mi hermano que hacemos de hermanos, pero muy diferentes a la relación que tenemos nosotros. Creo que hemos hecho un trabajo muy fino. El director es Antonio Hernández y se llama 'Matar el tiempo'. He alucinado con Antonio.

-Por cierto, ¿ha visto a su hermano mayor, Aitor Luna, como 'Alatriste'?

-Sí, está muy bien. ¡Qué grande! Ha hecho un trabajazo el tío. Les han hecho currar 16 horas diarias y luego vete a casa y estudia. Igual para octubre o noviembre rodamos otra película juntos. Pero no sé si nuestros personajes coincidirán o, como en 'Gran Reserva', nunca lo haremos.

-¿Y qué tal lo de trabajar en familia?

-Muy bien. Es una gozada, sobre todo porque te conoces tanto que a la hora de comunicarte es muy fácil.

-¿En su casa se habla de trabajo?

 

-Qué va. En casa del herrero, cuchillo de palo. Te preguntan y hablas, pero ya está. Es un trabajo más.

-¿Desconecta algo del trabajo?

-A mí, por suerte, me encanta trabajar. Pero está bien tener algún mes para desconectar y vivir otras cosas, porque al final nosotros nos alimentamos de la vida para poder actuar. Tienes que tener tiempo para vivir y que te pasen cosas.

-Su compañera en 'Bajo sospecha', Blanca Romero, perdió la ilusión por el trabajo y se dedicó dos años a criar a su hijo. ¿Tiene miedo a perder la ilusión?

 

-No. Si pierdo la ilusión será por algo, y ese algo ya me dirá lo que tengo que hacer.

-¿Y no le tienta ponerse al otro lado de la cámara?

Noticias relacionadas

 

-Algún día, si tengo algo que contar, me gustaría dirigir. De hecho, tengo una productora de cine con mi familia. Pero siempre hay limitaciones. No quiero decir que no me vea capaz. Si lo hago, es para hacer algo bueno en lo que creo. Y ahora mismo no lo tengo claro y no se me ocurre nada que contar. Y como no dejo de currar, no tengo tiempo para pensar en eso.