Ir a contenido

entrevista

Nacho Fresneda: "En nuestro mundillo, los actores tenemos mala fama"

El intérprete es uno de los protagonistas de la serie de TVE-1 'El Ministerio del Tiempo'

JUAN CARLOS ROSADO / MADRID

Nacho Fresneda, caracterizado como Alonso de Entrerríos.

Nacho Fresneda, caracterizado como Alonso de Entrerríos. / RTVE

-Participó en 'Isabel' y ahora en' El Ministerio del Tiempo'. ¿Las series de época son seguro de éxito?

-Creo que en esta profesión eso no existe. Si fuera así, los productores no harían nada que no fuera un éxito. Todos partimos de lo mismo: intentas contar una historia que a ti te interese, reunir el mejor equipo, hacerlo lo mejor posible y luego cruzas los dedos y pones la velita. No hay garantía de éxito, ya que en esta profesión es todo un tiro al aire.

-¿Qué época histórica cambiaría?

-Las dictaduras. A lo mejor habría que construir el mundo de nuevo porque todo se ha construido con guerras, asesinatos y violencia. A mí lo de 'El Ministerio del Tiempo' me ha calado por eso de que la historia es la que tenemos, para bien o para mal.

-¿Vamos a conocer mucho la faceta personal de Alonso, su personaje?

-Sí, creo que los personajes están muy bien dibujados porque a la vez que te van contando una historia en cada capítulo te dan señales de qué es lo que les mueve internamente. Hay en Alonso una parte importante que es la sensación de sentirse miembro de un ejército y súbdito de un rey absolutista. Por eso pasa a descubrirse como individuo cuando ve que la gente se comporta respondiendo a lo que ellos piensan. Esa es la razón de que no entienda en absoluto al personaje de Julián (Rodolfo Sancho), porque no comprende cómo opina libremente si hay unas reglas establecidas. Eso es muy bonito y lo vamos a ir viendo poco a poco.

-¿Cree que esta serie se ajusta a los parámetros de una tele pública?-Estoy muy orgulloso de formar parte de este proyecto. En la tele echas de menos cosas que veías antes, como los debates de La clave, que seguía cuando era pequeño. No entendías nada, pero te atrapaba por lo que tenía de intercambio de ideas. Como espectadores deberíamos reclamar eso, algo diferente. Ya tengo concursos, corazón… ¿Qué es lo que falta? Pues para eso está la tele pública.

-¿No se está degradando la televisión pública con tanto recorte?

-Eso es vergonzoso, desde mi punto de vista de ciudadano. La tele es un poco como la educación y la sanidad. Al margen de quien gobierne, debería haber un plan común. La televisión estatal ha pasado hasta hace poco por una época en la que era muy respetada, sobre todo en los informativos. Y además tenía mucha audiencia. Resulta que si haces bien las cosas te dan premios y encima la gente lo ve. No hay que cejar en la crítica, no hay que conformarse y hay que pedir, exigir, que cada vez vaya mejor la cosa.

-¿Han perdido independencia los informativos de TVE?-Eso parece. La gente no es tonta y cuando crees que te están vendiendo algo pues dejas de verlo.

-Quizá haya que recuperar la publicidad en TVE.

-Ahí ya no me meto. Son temas que se me escapan. No lo sé. A lo mejor no es tan importante. Lo que está claro es que una tele pública no podría hacer 10 minutos de anuncios. Eso, bien reguladito estaría bien, porque a veces echas de menos una pausita en medio de una película de hora y media para cuestiones 'urinarias'.

-Su personaje coge en el primer capítulo un ejemplar del libro de 'Alastriste'. ¿Por qué cree que no ha cuajado la serie de Tele 5?

-No lo sé. Como profesional y compañero me entristece. A veces se vende una historia de confrontación entre nosotros que no es cierta. No somos equipos de fútbol que compiten por los títulos. Los actores somos compañeros y cuanto mejor vaya la ficción española mejor me va a ir a mí. Cuanto mejor le hubiera ido a 'Alatriste', mejor nos hubiera ido a nosotros. Una calle que tenga un solo bar no funciona tan bien como cuando hay 20. Participé en 'La reina del sur', basado también en una novela de Reverte, y a lo mejor es muy difícil llevar a la pantalla un libro.

-¿Es fan de la ciencia ficción?

-Sí. Lo soy de las buenas historias. No me gustan ni rubias ni morenas. Me gusta que me gusten. Hace poco vi 'Peaky blinders' de la BBC, ambientada en la primera guerra mundial y una familia gitana. Es brutal, de lo mejor que he visto en mi vida. 'True detective' y 'Fargo' también me vuelven loco.

-¿Espera que el Gobierno les baje el 21% del IVA del cine antes de las elecciones, para que así ustedes, todo el gremio, les voten?

-Pues ellos verán. Está todo tan claro… Si no lo bajan por las elecciones, se lo pondrán a huevo al que gane, porque será la primera medida. Pues que mercadeen con estas cosas. Mercadeemos con la tele pública, con la educación , con la sanidad…

-¿Por qué cree que les trata así de mal el Gobierno?

-En nuestro mundillo, tenemos esa mala fama. Es como lo de Iker Casillas, que no sabes cuándo y por qué empezó a odiar una parte del público del Real Madrid a su portero.

-Sí que se sabe. Fue Mourinho el que se encargó de filtrar que era el chivato del vestuario y el que le paso factura por hablar con Xavi…-Vale, pues a partir de ahí se le creó el estigma. Los actores parece que tenemos un estigma, pero yo es que trabajo todos los días con carpinteros, electricistas, sastres, peluqueros… Son gente superprofesional que da mucho más de lo que le pagan y que viven de esto y son el auténtico tejido de la industria audiovisual. Se creen que están jorobando a las cuatro figuras, pero aquí hay mucha gente detrás que sostiene el tinglado. Olé por Dani Rovira cuando en la ceremonia de los Goya dijo lo de vamos a hablar de pasta.

-¿Lo de que estuviera el ministro Wert en la gala de los Goya puede ayudar a rebajar la tensión?

-Me pareció cojonudo. Y además se llama José Ignacio, como yo.

Temas: Series