Diez reflexiones para el (no) diálogo Catalunya-España en 'Salvados'

Évole demuestra en el estreno de la nueva temporada que es posible dialogar sosegadamente sobre la independencia

Se lee en minutos

'Salvados' ha estrenado este domingo en La Sexta su nueva temporada, y lo ha hecho pisando fuerte. Coincidiendo con una semana en la semana en la que el Govern de la Generalitat ha renunciado a la consulta del 9-N tal como estaba planteada y se ha fracturado el bloque soberanista, Jordi Évole y su equipo se han propuesto contestar a la siguiente pregunta: ¿Pueden los miembros de una familia andaluza hablar sosegadamente de la independencia de Catalunya con un líder independentista catalán?

Para ello, Évole ha llevado a Oriol Junqueras, presidente de ERC, a Sevilla para mantener una jugosa conversación con seis miembros de una misma familia, los Parejo, que han demostrado tener perfiles y opiniones políticas que abarcan un amplio abanico ideológico. Misión cumplida, alrededor de la mesa, el líder independentista debate sobre las consecuencias de una hipotética independencia catalana con los Parejo: Eugenia Parejo (la abuela de la familia), comprensiva con el proceso catalán;  Pedro (hijo de Eugenia), de izquierdas y contrario al proceso; Gloria (mujer de Pedro y médico como él), que tiene dudas sobre Catalunya; Antonio (hermano de Gloria), votante del PP;  María (hija de Eugenia), convencida de que nos falta información; y Javier (su marido), para quien la crisis ha contribuido al independentismo.

Machado, las sábanas, el huerto… han sido los primeros puntos de unión entre la familia Parejo y el político catalán. Las diferencias más profundas surgen cuando se habla de la relación Catalunya-España. Ahí van diez reflexiones para el diálogo:

1. Jordi Évole pregunta a Junqueras: ¿Tú defenderías la independencia de Catalunya incluso sabiendo que igual no le iba bien a Catalunya? "Es un caso hipotético que me resulta implanteable. Lo lamento, porque estoy convencido de que el hecho que los ciudadanos tomen sus propias decisiones siempre acaba siendo bueno", esquiva Junqueras ese gancho virtual.

2. Y Antonio no se deja enredar: "Oriol es que cualquier cosa que no te conviene, te niegas a aceptarla o a contemplarla; únicamente tomas la parte positiva y la parte negativa la obvias. Y me creo una película en la que todo me va a ir bien y me salgo y convenzo a todo el mundo. Votar, sí, pero la gente para votar tiene que estar informada".

3. Gloria tiene muchas dudas sobre Catalunya, los catalanes y el significado de la independencia: "Pero hay una cuestión que yo imagino que los catalanes se plantearán. A mí lo que me preocuparía es decir: "yo voy a votar la independencia pero no sé qué estoy votando porque, ¿qué va a significar la independencia? Antes de votar quiero saber cuáles son las cartas del juego". Y eso es lo que yo creo que falta: la información, porque, entre otras cosas, creo que no se puede saber".

3. "Yo me imaginaba que Oriol venía aquí a Sevilla como un novio que va a ver a su novia para decirle que lo dejan...", lanza Évole. Y Junqueras toma el relevo para explicar la futura relación España-Catalunya: "Y que seguiremos siendo amigos", lanza Évole."Ya, pero es que viene a decir que lo deja, y deja a la novia con siete hijos, y encima le dice que solo le va a ir mejor...", continúa Javier con la metáfora. Y como siempre, las culpas, para la suegra: "Es que la novia es encantadora, pero la suegra (el Gobierno del PP) es insoportable", zanja Junqueras. Y dispuesto a suavizar la tensión, tira por la vía diplomática: "No queremos romper nada, solo queremos replantear la relación. Y al fin y al cabo, quienes nos han dejado muchas veces son los Gobiernos españoles; nos han engañado muchas veces y no queremos que nos engañen".

4. Antonio no da su brazo a torcer y se niega a pensar que toda la culpa la tiene el Gobierno del PP, del que además es votante. "No puedes dialogar con nadie si pones como condición indiscutible la independencia. "Cuando alguien dice que quiere la independencia sí o sí, ¿qué propuestas puedes hacerle? Cuando alguien dice 'Yo quiero la independencia y de aquí no me muevo', ¿qué propuestas puedes hacer?

6. "Si Rajoy en su día se hubiese sentado a hablar con Mas antes de plantearse el 9-N, tal vez lo hubieran solucionado", afirma Junqueras. Aunque, como Antonio, tampoco él está dispuesto a ceder: "Es cierto que conmigo no, pero tal vez hubiera habido menos independentistas."

7. Y, ¿cómo reaccionarían ante la hipotética independencia los Parejo? "Me daría muchísima pena porque yo me he criado siendo Catalunya mi país. Yo he ido a Catalunya un montón de veces y me encanta. Me daría pena, independientemente de la repercusión que tuviese en la capacidad económica o adquisitiva del resto de los españoles. Eso ya es otro cantar", afirma Pedro. Y algún otro miembro de la familia, como María y Gloria, se suman a ese sentimiento.

8. También Junqueras dice sentir pena, aunque la suya va en otra dirección: "Entiendo que dé pena. Y espero que entiendan que a mí me da mucha pena que digan que los ciudadanos de Catalunya no tienen derecho a decidir". ¿Tanto como para estar dispuesto a saltarse la ley? "¿Alguno de vosotros ha desobedecido la ley alguna vez porque le ha parecido injusta?", ha preguntado Évole. Y Javier ha recogido el guante. "El problema no está en que uno se salte la ley, sino en animar a los demás a desobedecerla", ha sentenciado.

Te puede interesar

9. Eugenia es en este sentido más comprensiva con Catalunya. "[A Junqueras] Yo estoy de acuerdo con vosotros. La cosa se ha agravado y se ha deteriorado todo, la gente sale a la calle… Todo el que sale a la calle no es tonto, ni está manipulado por los vídeos y las historias. Si llegan a poner remedio a esto y hay propuestas y no putean tanto a los catalanes, no llegamos donde estamos ahora. Eso está claro. Ni Esquerra hubiera subido tanto, ni existiría la bronca. Tendría que haber habido propuestas. Una independencia me daría una pena muy grande, pero tal como están las cosas ahora, tampoco pueden seguir. Prohibiendo y con el 'ahora te castigo y te echo la ley encima' no se consigue nada", ha afirmado la matriarca de los Parejo.

10. Y es que, si bien el mensaje que llega desde Catalunya es el de independencia sí o sí, el que llega desde el Gobierno es la prohibición y negacionismo. Y al menos, en eso, María está de acuerdo: "El mensaje que llega del Gobierno es el de 'tú no te vas porque no quiero, no te vas por cojones'.