NUEVA TEMPORADA

'Hermano mayor' ficha a famosos

El 'reality' de Cuatro busca ayuda para los jóvenes fuera de su entorno

Pedro García Aguado, exeducador de ’Hermano mayor’ en Cuatro.

Pedro García Aguado, exeducador de ’Hermano mayor’ en Cuatro. / MEDIASET

1
Se lee en minutos
JUAN CARLOS ROSADO / MADRID

El incombustible Hermano mayor abre desde esta noche (21.40 horas) su nueva temporada sustituyendo sus aires claustrofóbicos para abrirse al exterior. Ahora que se habla tanto de externalización, el reality de Cuatro se ha aplicado el cuento y ha salido del entorno del joven conflictivo en busca de soluciones. En esta séptima entrega cobrarán protagonismo personas ajenas al círculo familiar de los chavales, ya que participarán en las terapias y, en algunos casos, serán los detonantes de la intervención del hermano mayor, que no cambia: Pedro García Aguado.

Y es que, por primera vez, la ayuda de Aguado ha sido reclamada por amigos del joven, comunidades de vecinos o simples víctimas de su mal comportamiento. Además de ellos, habrá personajes famosos para echar una mano, como el cantante David Bustamante y los futbolistas Paco Alcácer y José Manuel Pinto. Este último, exportero del Barça, ayudará a un chaval que fue expulsado de un modesto equipo de fútbol barcelonés por haber pasado marihuana a sus compañeros.

Noticias relacionadas

El abanico de esta entrega comprende casos de pertenencia a bandas latinas, obesidad mórbida, sexualidad alentada por alcohol, denuncia falsa de malos tratos y violencia machista. Pero lo más llamativo es lo que el director de producción de Cuatro, Mariano Blanco, llamó ayer «chicos de la crisis». «Queremos sacar de su zona de confort y enfrentarles a la realidad social a jóvenes que no son conscientes de la economía de sus familias y les reclaman el poco dinero que tienen», adelantó.

MOMENTO EMOTIVO / Aguado está aún conmocionado por la repercusión que tuvo su emocionante entrevista con Risto Mejide en Viajando con Chester. El exwaterpolista se derrumbó y rompió a llorar al recordar sus tiempos de adicción a las drogas. «Risto hizo algo que debe hacer todo buen entevistador: preguntar poco y escuchar mucho», explicó antes de precisar que en su explosión anímica influyó volver a ver la piscina madrileña donde se crió. «Me metí en un berenjenal, pero no me avergüenzo de ello», advirtió. Aguado confesó que sorprendió a su hija de 14 años «llorando, la pobre», mientras veía la famosa entrevista. «Yo creo que lloré para que el duro Risto no me diera mucha caña», bromeó.