Ir a contenido

ENTREVISTA EN 'TELETODO'

Henar Álvarez: «A los 16 años veía 'Días de cine' tomando notas»

La comunicadora explica cómo vio cumplido su sueño de presentar el programa de La 2

INÉS ÁLVAREZ / Barcelona

Henar Álvarez, presentadora del programa ’Días de cine’ (La 2).

Henar Álvarez, presentadora del programa ’Días de cine’ (La 2).

Creció viendo 'Días de cine', y ahora lo presenta. Su formación en Ciencias Audiovisuales y su gran pasión por el séptimo arte le han dado la suficiente tenacidad como para cumplir ese sueño. La bloguera Señorita Álvarez ha recuperado su nombre, Henar, y con su trabajo pretende que se recuerde dentro de la historia del veterano espacio que acaba de cumplir 1.000 programas y pronto llevará 23 años en antena.

–Ha entrado con muy buen pie.
–Es cierto, llevo unos diez meses presentando 'Días de cine' y ya he asistido a la entrega de un premio Zapping y al programa 1.000.

–¿Y cuál es el camino recorrido por la bloguera Señorita Álvarez?
–Además de bloguera soy licenciada en Comunicación Audiovisual . Pero, como al acabar la carrera no pude dedicarme a mi profesión, me abrí un blog sobre cine, La culpa es del script, para quitarme la espinita.

–Y se hizo un hueco en la tele.
–El blog cada vez empezó a tener más repercusión en internet. Pero mi entrada al programa no tenía mucho que ver con eso. Como cinéfila que soy, era espectadora de 'Días de cine', y cuando empezaron a hacer preestrenos, solicité la entrada. En la cola coincidí con el director del programa y charlamos de cine. Un mes después me llamó para decirme que se haría un 'casting'. Me presenté y gané. Fue una entrada de película. Y yo soy la protagonista. Ha sido como un cuento de hadas.

–¿Era una fiel seguidora, no?
–A los 16 años –ahora tengo 29–, veía 'Días de cine' cogiendo notas. Es algo que le pasa más a menos a todos los telespectadores, porque este no es un programa de entretenimiento, es cultural. Los reportajes que se ofrecen tienen una función educativa. Se trata de estar cerca de la actualidad y de acercar la cartelera a la gente, para que vaya a los cines. Pero nuestros reportajes siempre tienen un matiz educativo, de cultura cinematográfica.

–Algo que solo se puede hacer en cadenas como La 2.
–A nosotros nos gusta decir que 'Días de cine' es un programa hecho por gente que ama el cine para personas que aman el cine.

–¿Y cuándo sintió el flechazo?
–A mí el cine me ha gustado siempre. Siempre. Mi madre me inculcó la pasión por los libros y yo a ella el amor por el cine. Ya desde muy pequeña me gastaba la paga en videoclubs. Entonces veía las películas de Walt Disney y del tipo de 'Dirty dancing'. Pero a los 15 años me empecé a interesar por autores. Al llegar a la universidad y conocer a gente con mis mismos gustos, se me abrió un mundo nuevo, porque hasta entonces siempre era la rara.

–Se acordará de todos los presentadores del programa, claro.
–Sí, de todos. Sobre todo de Antonio Gasset, que es el más representativo, y no solo porque sea uno de los presentadores más importantes de Días de cine, también porque es un icono de la historia de la tele. Me acuerdo mucho de él; incluso de sus frases. Para mí es un referente.

–¿Y usted que aporta al espacio? En las redes se habla de juventud, frescura y pasión por el cine.
–Sí, creo que esa es mi aportación principal. Como los reportajes son tan didácticos, y a veces llevan tantísima información, yo creo que aporto frescura para desengrasar entre un reportaje y otro.

–¿Las entradillas son suyas?
–Sí, porque el programa es muy de autor, como el cine del que trata. No queremos que yo sea solo una cara, una persona que habla y ya está. Intento darle un toque personal.

–Aunque conocía el programa al dedillo, ¿le han dado consejos?
–Sí. Gerardo Sánchez, el director, y Raúl Alda, el subdirector, me revisan las estradillas y me han ayudado a pulir aspectos como el de la gestualidad. Además, te puedo asegurar que cada programa lo veo una media de cuatro veces: en el volcado; cuando llego a casa a la una de la mañana, a la vez que tuiteo; al día siguiente, en la web, y el sábado, si estoy en casa, también. Es la manera de ir mejorando.

–¿Le ha cambiado la vida?
–¡Soy feliz! Por primera vez trabajo en algo relacionado con mi profesión. Es el mejor regalo que me han hecho en la vida. En el especial por los 1.000 programas he dicho una frase de Julio Medem en 'Los amantes del Círculo Polar': «La casualidad que estaba esperando».

–¿El momento más emocionante? 
–Conocer a David Lynch. Llevaba solo tres programas y cuando me dijeron que haría una entradilla con él, casi me muero. Le pregunté si podía cogerle el brazo, pero como hubo que repetir, me olvidé. Entonces él pidió que cortarsen y me lo reclamó. Le miré y le dije: «Te quiero». Cuando se fue, lloré de emoción.

–¿Los sueños hay que perseguirlos con tenacidad?
–Sí, hasta que se cumplan. El periodismo y el mundo audiovisual es complicado. Pero yo siempre he estado ligada a él. Porque la suerte te tiene que encontrar trabajando.

–¿No ambiciona un 'prime time'?
–Nos encantaría, pero tenemos el horario de los sábados por la tarde, que también está muy bien.

–¿Y con un programa suyo?
–Yo quiero quedarme en 'Días de cine' por muchos años. Porque pienso que estoy en el mejor programa de la televisión. Lo que espero es hacerlo cada vez mejor y ayudar a que el contenido de este espacio conserve la calidad que tiene.