entrevista del teletodo

Rafel Vives: "Yo no soy el gurú del reciclaje"

El presentador de 'Ja t'ho faràs' empieza a ser muy conocido en toda Catalunya, gracias a la buena audiencia del espacio de manualidades de TV-3 de los sábados

Rafel Vives, en el plató del programa de TV-3 ’Ja t’ho faràs’.

Rafel Vives, en el plató del programa de TV-3 ’Ja t’ho faràs’.

Se lee en minutos

TXERRA CIRBIÁN / Barcelona

Rafel Vives ha sido todo un descubrimiento: empieza a ser conocido en toda Catalunya, gracias el espacio de manualidades 'Ja t’ho faràs', que TV-3 emite los sábados, logrando unos grandes datos de audiencia.

–Usted ha sido una sorpresa, pero no es precisamente un niño... 

–Je, je, je. No, no: tengo 47 años.

–Vamos, que se ha destapado... 

–Si supiera...Yo empecé bailando a los 16 años, y bailar sí que es duro. Es algo muy físico y tienes que trabajar. Los bailarines sí son currantes . Los actores somos más vagos.

–¡Que no le oigan! 

–Yo he sido actor profesional durante muchos años y se lo puedo asegurar. Y como buen mallorquín , sigo siendo un poquito vago.

–Pues ahora no para... Dígame: ¿cómo decidió venir a Barcelona? 

–Porque empecé a hacer teatro, música y danza en Palma de Mallorca. Pero preparas un montaje, cinco actuaciones y ya lo ha visto todo el mundo que quiere ir al teatro. Aquí, en Barcelona, había un punto de referencia indiscutible, que era el Institut del Teatre, y vine a estudiar.

–¿Y después? 

–Mi idea era poder trabajar con Els Joglars o con La Fura del Baus. Es lo que piensas cuando eres un chaval. Y ya estaba a punto de terminar, cuando entré en La Fura...

–¿Por qué lo dejó? 

–Llegó un momento en que, no sé bien por qué, ya no me interesaba ese mundo. Así que decidí irme de viaje durante un año. No tenía ninguna carga familiar y podía hacer lo que quería. Así que me fui a ver a todas aquellas amistades que había ido teniendo durante esos años. Cuando volví a Barcelona y vi que solo me quedaban 30.000 pesetas en el banco y que el piso me costaba 35.000, me puse a buscar trabajo.

–¿De qué buscaba, si ya no quería ser actor? 

–De ayudante de realización. Yo había dirigido actores y equipos de trabajo en situaciones complicadas, en giras mundiales, con espectáculos y personas complejas. Y lo primero que encontré fue un concurso con unas pruebas en una piscina, Gran splash [de TVE-1], con David Meca como presentador.

–¿Y después? 

–La misma gente preparaba una teleserie para Antena 3. Me llamaron y me dijeron: "Creemos que tú serías la persona adecuada para hacer los efectos especiales, el atrezo y la ambientación de esta serie. No tenemos pasta, pero...". Era Dos + una, con las hermanas Layunta y Ricardo Giménez Roig de realizador. Y allí estaba Pep Oliver, un maestro de la dirección de arte catalana. Se ve que les caí bien, vieron que tenía empuje y ganas, y a la siguiente que hicieron, me llamaron. Y así estuve otros 10 años.

–Y más tele, supongo... 

–Estuve en 'Porca miseria', que ha marcado la producción de las series catalanas. No hace mucho, 'Olor de còlonia', donde he hecho cosas de ambientación. Y desde hace tres años estoy trabajando con Andreu Buenafuente y El Terrat.

–¿Cómo llegó a Ja t’ho faràs? 

–Yo he trabajado bastante en TV-3, siempre como externo, y me conoce mucha gente. Soy un tío curioso y siempre estoy hablando con sus técnicos. Que si el objetivo de una cámara, que cómo montarás el material... Tengo buena relación con los realizadores y, además, mi mujer también trabaja allí. Y un día me dijeron que, en el departamento de Nous Formats, la directora, Fúlvia Nicolàs, y el realizador, Joan Pavia, tenían en mente este programa.

–Pero usted no había hecho nunca de presentador... 

–Es que al inicio no sabían si hacerlo con presentador o si este tenía que ser alguien conocido. Luego, varias personas les sugirieron mi nombre. También había ayudado en el programa de decoración Tercer tercera, en El 33. Cuando convocaron un pequeño casting y ellos decidieron que era su persona, aunque yo no estaba muy seguro, porque había dejado justamente el teatro para no estar delante de la cámara...

–¿Le daba un poco de miedo? 

–Más que miedo, pereza. Yo trabajo hasta las tantas con Buenafuente y no tengo mucho tiempo de estar con mi mujer, con mis hijos... Es que me levanto a las 7.30 de la mañana y llego a casa a la medianoche.

–¿Antes de su elección, ya era usted era un manitas? 

–Bueno, mi mujer dice que soy como MacGyver [el famoso personaje de la teleserie de los años 80].

–Hombre, eso está muy bien... 

–¡Es una trampa! [ríe] Es mejor que venga alguien a colgarte un cuadro que tener que colgarlo tú.

–En definitiva, que usted es como Kristian Pielhoff en 'Bricomanía'. 

–Pero en el programa no queremos un Bricomanía. No hacemos una pérgola para el jardín. Yo intento utilizar el mínimo de herramientas para que todo sea muy sencillo. Lo hago casi a ojo. Ja t’ho faràs es más cercano y fácil que ese programa.

–Lo que hacen tiene gracia... 

–Sí, pero hay una cosa que quiero que quede clara: yo no soy ningún especialista, no soy el puto gurú del reciclaje ni del bricolaje ni nada. Eso sí, con respecto a reciclar, me gustaría que la gente hiciera el ejercicio de, tras ir al supermercado, sacar todo de sus cajas y hacer una pila con los productos y otra con los envoltorios, a ver qué hace más bulto. Es algo clarificador. Yo soy un tío intuitivo. Yo pienso y busco cosas que se puedan hacer fácilmente.

–¿Trabaja con los guionistas? 

–Sí , sí. Yo les propongo las piezas que haré... incluso a algún artista. Yo me siento a escribir el guion con Fúlvia Nicolàs, porque si me lo escribe ella, lo hace demasiado bien, con unas bromas muy inteligentes y tal... Pero es que yo ni soy tan listo ni hablo tan bien el catalán. Usa giros y palabras que a mí, que soy de Mallorca, no me saldrían fácilmente.

–Me decía que ustedes no hacen como en Bricomanía... 

–Nosotros todo lo hacemos con material reciclado. No compramos una madera nueva, la cortamos y hacemos algo con ella, sino que recuperamos una que está tirada, una ventana o una puerta vieja. Damos una segunda vida a objetos que están a punto de jubilarse.

Te puede interesar

–Pues están teniendo muy buena audiencia con este tema... 

–Lo de la audiencia se me escapa. Estoy sorprendido y un poco abrumado con que me conozcan por la calle. ¡Si yo soy un currante, un tío apasionado que me tiro de cabeza en lo que hago, muchas veces sin pensar en sus consecuencias. Lo de la fama es un poco absurdo. Lo que hacemos nosotros es solo un programa de tele: estamos haciendo algo para distraer a la gente. Hemos de valorar a las personas que trabajan en educación, en sanidad, en las cosas realmente importantes..

Temas

Reciclaje