la entrevista del Teletodo

Álex González: "Coronado ha sido el capitán de 'El Príncipe'"

El actor rodará en mayo la segunda temporada de la exitosa serie de Tele 5

Álex González, en ’El Príncipe’.

Álex González, en ’El Príncipe’. / MEDIASET / DAVID VEGAL

Se lee en minutos

El papel de Morey, el agente del CNI infiltrado en la comisaría ceutí de 'El Príncipe', ha convertido a Álex González en uno de los actores de moda tras una carrera de 10 años en la que ha sabido combinar televisión ( 'Cuenta atrás', 'Tierra de lobos') y cine ('Segundo asalto', 'Alacrán enamorado').

--Lleva unos cuantos papeles de policía. Lo fue en 'Cuenta atrás' y en la película alemana 'El color del océano'. 

--Es una profesión muy cinematográfica. ¡Que se lo digan a Jose Coronado [Fran en la serie], que lleva seis o siete papeles de agente! Pero el personaje de Morey tiene algo que lo hace especial.

--¿El qué? 

--Que no es solo un policía, sino un agente del CNI. El hecho que sea espía hace que tenga una vida social catastrófica, sin amigos y sin pareja. Es un tipo solitario y eso lo hace peculiar. Y también hará que las decisiones que tome en la vida sean peculiares, especialmente en el amor.

--Hablando de amor. ¿No cree que era demasiado evidente desde el principio que Javier y Fátima (Hiba Abouk) acabarían juntos? 

--Hiba y yo ya peleamos porque fuera más discreto. Pero a medida que avanzaba la serie me di cuenta de que como luego dudaríamos acerca de quién actúa por amor y quién por interés, era importante dejar claro desde el principio que se habían fijado el uno en el otro.

--Ha asegurado que Morey es el personaje más difícil de su vida. ¿Incluso más que el neonazi de 'Alacrán enamorado' o el boxeador en la encrucijada de 'Segundo asalto'? 

--En un principio no vi toda la profundidad del personaje. Pero luego me di cuenta de que no conocía casi nada de Morey. Aparte, es el primer hombre maduro que interpreto, siempre había hecho papeles de chicos más jóvenes que yo.

--Para conocer más a Morey, ¿estuvo en contacto con policías de El Príncipe? 

--Conocí a algunos, como un agente que llegó a ser comisario y me explicó toda la situación desde los años 80 hasta ahora. Pero pasé más tiempo con policías de Madrid. Fui unos cuantos días a una comisaría para empaparme de lo que allí sucedía. Incluso de la cotidianidad, de que no pasara nada.

--Precisamente en esta serie no dejan de pasar cosas. En los capítulos le hemos visto en varias persecuciones. Usted ya estaba en forma, ¿pero ha tenido que seguir algún entrenamiento especial para las escenas de acción? 

--En 'Alacrán enamorado' sí que, en producción, me tenían que hacer un hueco para entrenar, pero en este caso no he tenido tiempo de hacer ejercicio. ¡Vivo de las rentas! (Ríe).

--Pero creo que usted hace triatlones. 

--Bueno, eso es algo que tengo que aclarar, porque luego mis amigos se ríen cuando leen que hago triatlones. Estoy empezando a coquetear con los triatlones. Me fui con mis amigos a un campus para ir probando las disciplinas. Lo de correr lo llevo fenomenal, la bici, regular, y nadar, ¡fatal!

--Así que el deporte es una de sus aficiones. ¿También el boxeo, que ha sido el argumento de alguna de sus películas, como 'Segundo asalto'? 

--Lo fue durante siete años y es un deporte que me encanta. Va por momentos. Ahora no lo practico, me gusta hacer otras cosas que estén relacionadas con el aire libre y que me permitan estar en contacto con la naturaleza.

--¿Como qué? 

--Correr y montar en bicicleta en el campo. Igual suena cursi y parece que soy un flojo, pero después de estar tantos meses metido en un plató, donde todo es artificial, acabo un poco deprimido y cansado. Cuando pude desconectar yéndome a la nieve un fin de semana me di cuenta de que necesitaba la naturaleza y la luz del sol.

--¿Cómo ha llevado eso de darle tantas órdenes a Coronado? Bueno, a su personaje, Fran, al que Morey tiene frito. 

--Él me ha ayudado muchísimo a tenerle frito. Jose es un actor al que admiro. Me he criado con sus trabajos en cine, televisión y teatro y, aunque no soy muy mitómano, cuando empezamos a trabajar juntos me costaba romper esa línea del respeto que mi personaje tenía que cruzar. Él, enseguida, en los primeros ensayos, fue consciente de lo que me pasaba y me vaciló un poco.

--¿Qué le dijo? 

--Me dijo literalmente: "Piérdeme el respeto". Con eso y con su forma de ser consiguió que trabajásemos sin esa barrera. Me ha ayudado mucho y, para mí, ha sido el capitán de esta serie. Sabía en todo momento hacia dónde íbamos.

--¿Siempre tuvo clara su vocación? 

--Esta profesión es tan incierta que de pequeño era difícil tenerlo claro. De niño, como todos los demás, siempre estaba ideando historias e interpretándolas. Recuerdo que copiaba todos los videoclips que me gustaban.

--¿Como cuáles? 

--Había uno de Tina Turner, pero no recuerdo el título. Salía un tipo con una camisa abierta y le daba el viento, y yo hacía lo mismo que él. Luego estaba el de 'Grease', que lo hacía con mi hermana.

--Apuntaba maneras. 

--Bueno, cuando venían amigos a casa siempre teníamos algún microteatro. En realidad, el juego se interrumpió un poco en la adolescencia, en esa etapa en la que nos volvemos tan tímidos de repente y en la que me daba vergüenza decirle a mis amigos que quería ser actor. Pero, luego, con 17 o 18 años empecé a estudiar y, con 20, fue cuando dije: "Me pongo el traje de actor". Y entonces entré en la escuela de Juan Carlos Corazza.

--Sus primeros trabajos fueron pequeños papeles en series muy conocidas. 

--Sí, en un capítulo de 'Hospital Central' y en tres de 'Los Serrano'. Luego me contaron que ese fue mi casting para entrar en 'Un paso adelante'.

--En sus inicios también participó en la serie de Tele 5 'Motivos personales'. De hecho, sustituyó a Miguel Ángel Silvestre, ya que él dejó esta ficción y usted pasó a interpretar su personaje. 

--En nuestros primeros años llevamos carreras paralelas. Fue un proyecto que nos ofrecieron a los dos para hacer personajes diferentes. Yo no pude hacerlo porque me salió 'Segundo asalto' y, en la segunda temporada, a él le salió una película de boxeo y me preguntaron si quería sustituirle yo. Y, como en aquella época era un inconsciente, dije que sí. [Ríe]

--Sus trayectorias comenzaron juntas y ahora son dos de los actores jóvenes de moda y protagonizan dos series de éxito en 'prime time'. Él, en Antena 3 con 'Velvet', y usted en Tele 5 con 'El Príncipe'. 

--Sí que es curioso. Nos conocimos hace 10 años en el 'casting' de 'Un paso adelante', nos dimos los teléfonos y yo lo añadí a la agenda de contactos como Miguel Ángel UPA [los siglas de la serie] y él a mí como Álex UPA. A día de hoy somos grandes amigos y seguimos teniéndonos así en el móvil.

--Usted dio el salto a Hollywood con la película 'X-Men: primera generación', donde interpretaba a uno de los mutantes, Riptide, con actores como Kevin Bacon y Michael Fassbender. ¿Por qué no ha trabajado más en EEUU? 

--Tomé una decisión de la cual me alegro mucho a día de hoy. Nunca había tenido la ambición de irme fuera, pero de repente llegó la oportunidad sin buscarla. Estaba en Londres y me llamaron para un 'casting'. Lo hice y me cogieron. Me embarqué en una aventura de seis meses y, cuando terminó la película, apareció un representante que quería trabajar conmigo y todo iba sobre ruedas. Enseguida me salió otra película, pero se empezó a retrasar. Y entonces volví a España para rodar 'Alacrán enamorado'.

--Eligió entonces asegurarse ese proyecto en España. 

--Esa decisión también estuvo unida a un pensamiento que empezaba a tener cada vez con más fuerza, que era que yo lo que quería era asentar la carrera en mi país. Porque cuando has evolucionado y aprendido en tu país, a los productores americanos no se les pasa por alto. Fue una decisión que tomé en un momento trascendental de mi carrera, ya que después llegaron la película 'Combustión' y las series 'Tierra de lobos' y 'El Príncipe'.

--Ahora sí que tiene una carrera asentada en España. ¿Se plantea entonces volver a probar en EEUU? 

--Que venga lo que tenga que venir. Lo que quiero es trabajar. EEUU es una opción más, tan destacable como cualquier país de habla hispana donde se hace buen cine como Argentina, México, Colombia... Lo que los actores tenemos ahora en mente, dado que en España se hace cada vez menos cine, es emigrar a cualquier parte donde se pueda trabajar.

--En todo caso, antes tendrá que grabar una segunda temporada de 'El Príncipe'. 

--Empezamos a rodar a finales de mayo.

Te puede interesar

--Las noticias que nos llegan de Ceuta están relacionadas con el drama de los inmigrantes ilegales. ¿No cree que es una realidad que debería aparecer en la serie? 

--No lo creo, porque sería abrir demasiado las tramas. Ya tratamos temas bastante delicados. Si además habláramos de inmigración y de las alambradas, sería liar al público demasiado. No es un documental. La serie ofrece pinceladas de cosas que ocurren en El Príncipe para luego dar el salto a la ficción.