Ir a contenido

LA ENTREVISTA DEL 'TELETODO'

Peter Vives: "Si no hubiera sabido inglés no sé si habría sido actor"

El intérprete catalán encarna al periodista británico Marcus Logan en 'El tiempo entre costuras' y a Nil en 'La Riera'

Marisa de Dios

El actor Peter Vives.

El actor Peter Vives. / DANNY CAMINAL

Sus ojos azules, su ensortijado pelo rubio, su inglés impecable y, cómo no, su nombre de pila, eran ya pistas suficientes para intuir que Peter Vives (Barcelona, 1987) tenía alguna raíz anglosajona. Su segundo apellido lo confirmaba: Newey. Hijo de neozelandesa y catalán, el joven actor era ya conocido en Catalunya gracias a su papel de Nil en 'La Riera', el nieto de la gran matriarca Mercè Riera (Mercedes Sampietro). Hace poco ha dado el salto a la ficción estatal como el reportero y espía Marcus Logan de 'El tiempo entre costuras' (Antena 3 TV) y el enamoradizo capitán Patrick de 'Águila Roja' (TVE-1), que murió a manos del protagonista.

--No es habitual tener un progenitor que proceda de las antípodas. 
--Es un país pequeño, de cuatro millones de habitantes. Mi madre vino con veintipocos años y se casó aquí. Le podría contar muchas cosas de Nueva Zelanda...

--¿Lo visita habitualmente? 
--Precisamente es un viaje que tengo pendiente. Antes sí que iba más, pero han pasado 10 años desde mi última visita y tengo que volver, porque tengo familia allí, e incluso el pasaporte neozelandés. Tal como están las cosas aquí, está muy bien tener el pasaporte.

--Pero no se quejará. Ha coincidido en antena en tres series: 'La Riera', 'El tiempo entre costuras' y 'Águila Roja'. Pocos actores pueden decir lo mismo ya que, además, son líderes de audiencia. No me dirá que va a tener que irse a Nueva Zelanda a trabajar. 
--No tiene nada que ver. Aunque hayan coincidido estas tres cosas, no sé si van a salir más ofertas. 'El tiempo entre costuras' y 'Águila Roja' las rodé hace dos años, cuando me marché de 'La Riera' antes de volver a la serie. No he parado, pero tampoco me sobra el trabajo. Ahora parece que esté en tres series y me vaya muy bien, pero eso es el fruto de varios años de trabajo.

--¿Se ha planteado en serio trabajar en aquel país? 
--La verdad es que no. A veces pienso que si hubiera vivido allí... ¡podría haber sido el Legolas de 'El señor de los anillos'! (ríe). Curiosamente, mi tío, Murray Newey, trabajaba en el mundo del cine, produciendo y dirigiendo. Fue el director de la unidad neozelandesa de 'Willow'. Ahí conoció a George Lucas y le propuso ir a Los Ángeles, pero él dijo que no, porque quería quedarse en su país ayudando al cine neozelandés.

--Así que la vocación le viene de familia. 
--Sí, aunque no pude aprovechar su contacto porque falleció. Pero es curioso que nos dedicáramos al mismo sector él en Nueva Zelanda y yo, aquí.

--'Águila Roja' y 'El tiempo entre costuras' han sido ahora su escaparate a nivel estatal. ¿No tiene muchas expectativas? 
--Voy a estar a la espera, más que a la expectativa. Y en febrero estaré en el Teatre Nacional con 'Ocells i llops', lo que me hace mucha ilusión. 

--Supongo que de los tres personajes que ha interpretado últimamente en la tele, a Nil es al que le tiene más cariño. 
--No sé si más cariño, pero sí que es el que tengo más presente. Los otros los rodé hace unos años y llevo un año y medio siendo otra vez Nil. Es el personaje al que le han pasado más cosas.

--¿Y se imaginaba que entre esas cosas estaría matar a alguien, en este caso a Teo, el marido de su hermana, que además está embarazada? Es un argumento muy de telenovela. 
--Cuando dejé 'La Riera' para rodar 'El tiempo entre costuras' y 'Águila Roja' y después me llamaron porque estaban interesados en que Nil volviese ya me dijeron que querían darle un giro a mi personaje. Pretendían que, gradualmente, se fuese volviendo malo.

--Será porque lleva los genes de su padre, el implacable Claudi (Pere Arquillué). 
--¡Claro! Al final ese giro del personaje ha resultado más largo de lo previsto y Nil no es que se haya vuelto malo, sino que lo llevaron por un camino de desesperación. Desde la entrada de Teo en la serie, el único estado que tiene es el de agobio. Yo disfruto más con las escenas tranquilas, con las secuencias en que el personaje está más relajado.

--Volviendo a sus orígenes, con su madre habla en inglés, así que lo domina perfectamente. Para usted el idioma ha sido muy importante para conseguir papeles como los de 'El tiempo entre costuras' y 'Águila Roja'. 
--Es un tema de probabilidades. Para hacer un protagonista de una serie española compites contra Mario Casas, Miguel Ángel Silvestre y otros mil actores. Para hacer de Marcus Logan no compites contra tanta gente, porque no hay tantos actores que lo puedan hacer. Con 'Águila Roja' no hice ni 'casting'. Acababa de rodar 'El tiempo entre costuras' y supongo que habían comprobado que podía hacer de inglés. Tenía una gran ventaja, evidentemente. De hecho, si no fuera por el inglés, no sé si sería actor.

--Sus primeros papeles fueron, precisamente, en producciones internacionales. 
--Primero hice una 'TV movie', 'Amb el 10 a l’esquena', y, como hablaba bien inglés, me tuvieron en cuenta en otros proyectos. Cuando estudiaba primero de Física rodé una escena con Julianne Moore en la película 'Savage Grace' y participé en el telefilme 'The Cheetah Girls 2'. Sin duda, lo que me abrió las puertas al comienzo fue el idioma.

--Es una asignatura pendiente de muchos españoles. 
--En el caso de los actores, es importantísimo que la gente aprenda idiomas y que sepa hacer muchas cosas, si quiere dedicarse a la interpretación. Es lo que me dijo Kenny Ortega, que ha estado detrás de todos los 'High School Musical', ha dirigido muchos 'tours' de Madonna y era la mano derecha de Michael Jackson. Cuando trabajé con él en 'The Cheetah Girls 2', me comentó que lo que le fascinaba de un actor no solo era que hiciera un buen 'casting', sino que fuera una persona interesante porque hacía muchas cosas, como tocar el piano, estudiar Física...

--¿Pero no le molesta interpretar siempre a ingleses en las series españolas? 
--Estoy convencido de que mi siguiente papel no va a ser de inglés. Ya cuando me cogieron para hacer de Nil en La Riera pensé: «¡Vale! No me cogen solo por el idioma».

--En 'El tiempo entre costuras' interpreta a un periodista británico, pero ¿por qué no tiene ningún acento? 
--Fue una decisión tomada desde dirección. Empecé con acento, igual que en 'Águila Roja', pero decidieron que, como ya había muchos personajes con acento inglés, tenían miedo que llegara a ser cansino y que era más interesante que Marcus, que era como el protagonista masculino, pudiera hablar un castellano perfecto.

--¿No cree que le resta credibilidad a la trama? 
--En absoluto. Creo que es una decisión muy acertada. Está totalmente justificado porque se trata de un espía que vive en Madrid y ha trabajado mucho el acento. Mientras que en el libro de María Dueñas, en el que se basa la serie, estaba muy marcado que un personaje como Rosalinda hablaba mezclando idiomas, en el caso de Marcus no ocurría de la misma forma. 

--Marcus es como el James Bond de Sira (Adriana Ugarte). 
--Cuando interpretaba a Marcus me sentía muy James Bond rodando las escenas de acción. Me lo pasé muy bien haciéndolas. Pero hay muchas diferencias entre ellos dos. Bond es un hombre muy chulo, está preocupado por su misión al cien por cien, y no haría como Marcus, que se arriesgó ayudando a Sira. También hay una diferencia muy evidente: su actitud con las mujeres. Mi personaje es un James Bond mucho más humano.

--¿Añadir el bigote al personaje fue idea suya? 
--Fue del director de maquillaje. Y le daba un miniplus de edad.

--Sí, porque usted era muy joven cuando rodó la serie y Marcus, en el libro, tiene unos años más. 
--Es algo que quería que la gente no pensara, lo de la diferencia de edad, aunque normalmente me suelen decir que parezco mayor. Tenía miedo de que el público y los lectores se esperaran a un Cary Grant.

--¿Y no era ese uno de los referentes que tenía para el personaje? 
--María Dueñas nos dio algunos de los que utilizó para crear a Marcus: no solo el Cary Grant de 'Encadenados', también Ralph Fiennes en 'El paciente inglés', Gary Cooper... Vi las películas y seguí las pautas de dirección. Como en el beso de despedida con Sira, que querían que tuviese el estilo de Casablanca, con un galán inglés con mucha clase. ¡Porque Marcus no besaría con lengua!

--En 'Águila Roja' no tuvo tanto 'feeling' con la chica, Margarita. Su personaje, el capitán Patrick, la secuestra porque no corresponde a su amor. 
--Pero para él su historia es la de Romeo y Julieta. Muere a manos de Gonzalo por culpa de su locura, estando enamorado y convencido de que Margarita le quiere. Tenía ese punto tierno.

--En la serie de TVE-1 también hace un papel de aventuras. 
--En 'El tiempo entre costuras' había más exteriores y quizá eso, como actor, es lo que te da más aventuras. Pero aprender a montar a caballo me encantó.

--Otra cosa más que sabe hacer ahora, tal como le aconsejó el director Kenny Ortega. 
--Es una de las cosas que más me gustan de la interpretación: puedes aprender algo nuevo haciendo tu trabajo. ¿Qué más se puede pedir?

Temas: Inglés

0 Comentarios
cargando