Polémica clausura

El Gobierno valenciano cierra con nocturnidad Canal 9

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO
VALENCIA

El Gobierno de Alberto Fabra inició la pasada medianoche el apagón de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) después de publicar, por sorpresa y poco antes, una edición especial del Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) en el que establecía el cese inmediato de las emisiones de la radio y televisión autonómicas. Nou Ràdio fue la primera en silenciarse y, a la hora de cerrar esta edición, algunas zonas de la comunidad ya no podían recibir la señal de Canal 9.

Trabajadores de la televisión valenciana informaban en directo de la decisión oficial y advertían a los telespectadores de que la emisión corría el riesgo de interrumpirse en cualquier momento. Frederic Ferri, presentador de Nou 24, el canal informativo de 24 horas, explicaba también que no les habían dado instrucciones sobre el apagón definitivo y que las instalaciones de RTVV en Burjassot estaban «absolutamente rodeadas por la policía» para evitar que accedieran los trabajadores del centro.

En la edición del DOCV, el Gobierno valenciano justifica la medida «en cumplimiento y ejecución» de la ley de liquidación de RTVV aprobada el miércoles en las Corts, y lo hace a propuesta del presidente Fabra. Ayer mismo, ya había celebrado una reunión extraordinaria para nombrar a los tres liquidadores de la empresa para cortar cuanto antes las emisiones.

Noticias relacionadas

El presidente del Comité de Empresa de RTVV, Vicent Mifsud, acusó a la Generalitat de «no tener la conciencia tranquila» con respecto a la resolución de cerrar la radio y la televisión públicas valencianas, ya que, según denunció, «las decisiones que se pueden explicar a los ciudadanos» se toman de día y se dan a conocer con normalidad y no «a escondidas».

El portavoz del organismo hizo estas declaraciones en una intervención en el informativo de Nou 24, recogidas por Europa Press, tras conocer que se habían cortado ya las emisiones de la frecuencia habitual de Nou Ràdio en Alicante, Valencia y Castellón y que la de la televisión podía seguir los mismo pasos en breve.