Jordi Planas: "No me gusta cocinar, ni se me da bien"

El actor habla de Sergi, el personaje que interpreta en 'La Riera', la ficción que protagoniza junto a Mercedes Sampietro en TV-3

El actor Jordi Planas posa en la cocina de la pastelería ’Garde’, en Barcelona

El actor Jordi Planas posa en la cocina de la pastelería ’Garde’, en Barcelona

Se lee en minutos

SONIA GARCÍA GARCÍA / Barcelona

Al actor catalán Jordi Planas (Sant Hilari Sacalm, 1977), que actualmente vive entre Madrid y Barcelona, los gritos de las mujeres que lo reconocen por la calle le ruborizan. Su personaje de Sergi, el pequeño de los hermanos Guitart y exchef de 'La Riera', la ficción que emite TV-3 en la sobremesa, lo ha catapultado a la fama.

–Sergi se ha reiventado en 'La Riera' montando La Barra del Port. ¿No hay ya demasiados restaurantes en Catalunya?

–Sí, ya son muchos y aparte de que son muchos es que todos son buenos y caros. Pero no sé, parece que las tapas son un negocio a la alza.

–¿Con qué nos sorprenderá su personaje en esta nueva entrega? 

–En esta temporada a Sergi le pasan muchas cosas, muy buenas culinariamente hablando y muy malas también. Y esto para un actor es muy divertido. En televisión las cosas malas que pasan dan juego, hay más historia y la gente se involucra mucho más, pero de vez en cuando tienen que pasar cosas buenas. Y más en estos tiempos.

–¿Podría adelantar una buena noticia para sus seguidores?

–Todas van relacionadas con el nuevo restaurante.

–¿Le ha costado interpretar al personaje de Sergi?

–Sí, me ha costado representarlo como actor, porque no soporto a la gente mimada. Yo soy muy independiente. Pero claro, Sergi es el más pequeño de la casa, el que ha tenido más ventajas, ha estudiado cocina en Bruselas, ha tenido más oportunidades y prácticamente se le ha dado todo hecho. Luego él ha aprovechado. Pero en algunos momentos es para cogerlo, darle un par de tortas y decirle: ¡espabila!

–¿Cómo prepara el personaje?

–La complicación de hacer de Sergi fue durante los tres primeros meses de la serie. Casi cinco años después ya lo tengo bastante interiorizado.

–¿Qué es lo que tiene en común Jordi Planas con Sergi Guitart?

–Muchas cosas. De hecho yo creo que Sergi tiene muchas cosas mías. Porque yo se las pongo. Nos ayudamos el uno al otro: el Sergi tiene muchas cosas de mí y yo tengo muchas cosas de este personaje.

–¿Usted también cocina?

–Nada. Cero. No me gusta cocinar. Además, como extremadamente sano: mucha verdura y pocas cosas extrañas. Cuando traen los platos para la serie, todo el mundo prueba y yo no, porque no me gustan las salsas y esas cosas. Sé que es un delito, porque hay alimentos verdaderamente sabrosos, pero la verdad es que siempre he sido un poco tiquismiquis con la comida. Solo me gustan los macarrones, la verdura, umm (se saborea), el pollo y el arroz. Cuatro cosas. Intento llevar una dieta equilibrada. Yo no soy cocinillas, ni tengo tiempo, ni paciencia, ni se me da bien.

–Pero ¿la vida que lleva Sergi Guitart le gusta? 

–Sí. Lo admiro por tener una capacidad de trabajo brutal. De la misma forma que admiro a todos los cocineros que he conocido, como a Oriol Carrión, que es el que hace las comidas de Sergi. Para preparar el personaje he estado en Els Quatre Gats, en Barcelona, y en el restaurante Sant Pau, de Carme Ruscalleda, en Sant Pol de Mar, por ejemplo. El de cocinero es el trabajo más sacrificado que he visto, y no tiene vida propia.

–¿Cuándo y dónde graba 'La Riera'?

–De lunes a viernes en Barcelona, a partir de las seis de la mañana. Y si hay más escenas que rodar, hasta las seis o siete de la tarde. Llego a casa trinchat, destrozadísimo. Y cuando me siento en el sofá, tengo el montón de guiones que estudiar. Y la verdad, a veces digo: ¡Nooo! Cuanto tenemos full time, es decir, cuando hay que grabar escenas con más fuerza, peleas, llanto, aparte de que nos queda poco tiempo para disfrutar, es que ya no tengo ganas de nada. Por la noche ya no quiero ni salir. Veo las noticias en la tele y otras cosas y me pongo a estudiar.

–¿Qué son esas otras cosas que ve en la televisión?

–Miro bastantes series de EEUU, porque los norteamericanos son los reyes de la televisión.

–Comparte escenario con mujeres muy valiosas. ¿Qué le enseñan?

–Todo. Una persona que ha hecho 100 películas, como Mercedes Sampietro, es una auténtica escuela. Sí que tengo debilidad por Cristina Plazas (su pareja en la ficción), con quien tengo una complicidad maravillosa. Y con la Mama (Sampietro) nos queremos mucho, como madre e hijo. Pero me gusta trabajar con todo el equipo de 'La Riera'. David Selvas es muy gracioso también.

–'La Riera' es una cantera de artistas jóvenes.

–Sí, es muy importante dar paso a gente joven, porque en este país cuesta mucho que nos den oportunidades. De verdad, no tengan miedo, si los jóvenes no funcionan. se les aparta, pero al menos hay que darles esa opción.

Te puede interesar

–¿Cómo ve el futuro de 'La Riera'?

–Esta temporada seguro; hasta junio ya está firmado. Pero este poder de decidir si seguimos, no lo tienen la cadena o los actores, lo tiene la audiencia. Y si empezamos con 'share' alto, por qué no una sexta entrega.