Tribuna

A nueve euros la página

A nueve euros la página
3
Se lee en minutos
LLUÍS ARCARAZO

Pronto hará 30 años que escribí mi primer guion para un programa infantil en Televisió de Catalunya (TVC): la historia de la pasta de dientes contada en un minuto, por el que recibí 1.500 de las antiguas (¿también futuras?) pesetas. Es decir, nueve euros actuales por una página que reescribí infinidad de veces y me costó, era inexperto y demasiado inseguro, horas y horas de trabajo. Pero estaba empezando y entonces con 1.500 pesetas podías pagar unos cuantos menús en un restaurante no muy caro. Hoy en día apenas puedes encontrar un menú decente a nueve euros.

Esta cantidad -450 euros por un guion de un episodio de 50 minutos- es exactamente lo que pretende pagar la Federación de Organismos de Radio y Televisiones Autonómicas (FORTA) por cada guion de la futura serieEl Faro, una coproducción en la que participan varias cadenas autonómicas y, lamentablemente, también TVC . Y eso me hace pensar que quizá no hemos aprendido nada en 30 años, o que a estas alturas lo que se busca es llenar la parrilla con productoslow cost.

Estos últimos 30 años, TVC ha sabido desarrollar un modelo de producción de ficción que, con sus defectos y carencias, no solo ha logrado un éxito de audiencia considerable, sino que ha marcado el camino a seguir para otras televisiones autonómicas y también estatales. Series comoAmar en tiempos revueltosoCuéntame...son herederas de este modelo y han aplicado con éxito nuestra manera de trabajar.

Un modelo que se basa en una ficción próxima al espectador, sustentada en el trabajo de buenos profesionales, grandes actores y una fuerte consideración hacia el papel del guionista, algunos comoJosep Maria Benet i Jornet, Rodolf Sirera, Jaume Cabré, Maria Mercè Roca, Sergi BelbeloJordi Galceran, con un enorme prestigio añadido como novelistas o autores de teatro. Equipos de hasta 11 guionistas permitían escribir, por ejemplo, cinco episodios semanales de series que no solo funcionaron, sino que, en algunos casos, terminaron siendo verdaderos fenómenos sociales. Hablo dePoble Nou, Nissaga de poder, El cor de la ciutaty, ahora, deLa Riera. Hablo también de series semanales, comoEstació d'enllaç, Temps de silenci, Porca Misèriao deLa memòria dels Cargol. Buenas series, bien escritas, bien realizadas, bien interpretadas, que competían con éxito con productos foráneos con unos presupuestos 10, 15 y 20 veces superiores.

Parte del éxito de nuestras producciones se basaba en el respeto profesional y el reconocimiento de la importancia capital del guion en la ficción televisiva. Pero ahora, 30 años después, en plena revolución de la ficción televisiva, cuando las series de la HBO o la BBC le pasan la mano por la cara al cine, cuando parece que debería ser el momento de dar un paso adelante, TVC, agarrándose al proyecto de la FORTA, da no uno, sino 30 pasos atrás, apostando por un productolow cost, grabado en otra lengua y doblado al catalán, que renuncia a la proximidad con el espectador y el retrato social que ha caracterizado nuestras series, que no asegura la calidad del producto y que daña las condiciones profesionales de todos los que participan con la excusa del abaratamiento de los costes.

Resulta obvio que escribir un episodio de ficción no es solo el hecho mecánico de introducir el texto. Detrás de cada página escrita hay todo un proceso creativo, que va desde el desarrollo de la estructura del episodio, la evolución coherente de los personajes, la construcción dramática de la escena en cuestión, la escritura de unos diálogos creíbles y atractivos y la posterior reescritura, para unificar estilo y mejorar, en el poco tiempo disponible, la calidad de los diálogos y las situaciones dramáticas.

Noticias relacionadas

Por todo ello, dejen que lo diga, nueve euros por una página bien escrita es un retroceso, un insulto y probablemente una quimera.

*Cofirman este artículo Josep Maria Benet i Jornet y Rodolf Sirera.