Ariadna Gaya: "Me gustaría hacer de mala alguna vez"

La actriz interpreta a Aurora, la hija de Pepa y Tristán en 'El secreto de Puente Viejo'

Ariadna Gaya.

Ariadna Gaya. / ANTENA 3 TV

6
Se lee en minutos
SONIA GARCÍA / Barcelona

'El secreto de Puente Viejo' se ha convertido en una pasarela de actores jóvenes, comoAriadna Gaya (Vilassar de Mar, Barcelona, 1992), quien interpreta aAurora, la hija de Pepa y Tristán en la serie de las tardes de Antena 3 TV. Con 14 años, mientras estudiaba teatro, esta joven actriz catalana tuvo un golpe de suerte: José Corbacho y Juan Cruz la seleccionaron para intervenir en la segunda película del dúo, 'Cobardes'. Y después de ese primer trabajo profesional en una producción cinematográfica llegaría un papel en `El cor de la ciutat¿, de TV-3, sus estudios de Comunicació Audiovisual en la UAB y la actual ficción de A-3, que ha llegado ahora a los600 capítulos.

-¿Qué sintió cuando entró en el plató de una serie que ha logrado emitir ya 600 capítulos?

-Me pareció una responsabilidad súper grande, porque es una serie que, en su franja horaria, está haciendo mucha audiencia y que está muy consolidada. Pensé "¡Madre mía dónde me he metido!". Pero eso también me dio como un empujón para decir: ya que tengo la suerte de que esta serie funciona por sí sola, yo voy a ir con más fuerza y más ganas para tratar de aportar lo que esté de mi parte para que esto continúe así de bien.

-¿Harán sufrir tanto a su Aurora Castro como a su madre, Pepa?

-Aquí, en Puente Viejo, todo mundo sufre, la verdad. Yo sufro porque de repente llego a mi propio pueblo y ni mi padre me reconoce, lo que es bastante fuerte. Sí que voy a pasar muy malos momentos, pero como soy una chica con mucho carácter y visión de futuro, espero tener mis momentos de felicidad también.

-¿Empezó usted de pequeña?

-Sí, desde muy niña no me gustaba otra cosa, ni natación ni nada. Estudiaba el plan de jóvenes de la escuela Nancy Tuñón y tenía 14 años cuando vinieron a la escuela a hacer un casting para Cobardes, una película de José Corbacho y Juan Cruz. Así que mi primer trabajo profesional fue delante de una cámara enorme en un rodaje enorme; una gran producción cinematográfica.

-Oiga, ¿pero de dónde le viene esto de ser actriz?

-Mis padres no se dedican a nada relacionado con el mundo del espectáculo, pero desde que soy pequeña me llevaban al teatro. Y cuando estudié en la escuela de teatro Youkali, en Gràcia, tenía de profesora a Natalia Bernat, quien tenía una fabulosa pasión por enseñarnos teatro.

-¿Qué estaba haciendo antes de que la llamaran para actuar en 'El secreto de Puente Viejo'?

-Después de que estuve trabajando en Catalunya en 'El cor de la ciutat' (2009), hice un parón porque quería estudiar Comunicació Audiovisual en la Universitat Autònoma de Barcelona. Justo cuando estaba terminando la carrera y nuevamente sentía ganas de volver a trabajar, me vino la oferta como anillo al dedo, porque, tal como están las cosas, no sabía lo que iba a pasar.

-¿Por qué eligió esa carrera?

-Porque empecé a trabajar de muy jovencita y todo lo qué pasaba detrás de la cámara me atraía bastante. Quería saber lo que pasaba más allá, qué hacía y cómo lo hacía toda la gente que trabajaba conmigo. Así que durante estos años he aprendido lo que es un rodaje y produje mis propios cortos. Ahora siento que tengo más visión de ese mundo.

-Usted se parece mucho a Megan Montaner. ¿Cree que la seleccionaron en la serie por eso?

-Yo creo que buscaban un perfil de chica morena y ojos oscuros. A partir de ahí sí que quizá tenga cierto parecido con Megan Montaner. Si nos ve a las dos caracterizadas, sí que nos parecemos. Pero si vamos por la calle un día normal, ella como Megan y yo como Ariadna, no creo que la gente nos parara y nos dijera "¡Si podrían ser madre e hija!". O sea que también hay un trabajo importante. Hice las pruebas de selección sabiendo que buscaban un perfil parecido al suyo. Pero, claro, también hice mi interpretación y tuve que pasar el casting, no solo por el parecido físico.

-¿A la hora de interpretar su papel, se ha inspirado de alguna manera en Megan Montaner?

-No. No la he imitado ni en gestos ni en nada, porque no he querido obsesionarme con Pepa. Sabía que me iba a volver loca y al final no lo lograría. Ya de por sí el personaje tiene su personalidad. Lo que he intentado desde el principio es no ser una Megan 2, porque tenía miedo de que quisieran que fuera una imitación de ella, y si para un actor ya es difícil construir un personaje, ya que continuamente le estás descubriendo cosas, encima tener que meterle cosas de su madre (en la ficción), es aún más difícil.

-¿Qué la identifica con Aurora?

-Las ganas que tiene de llevárselo todo por delante. Intenta conseguir todo lo que se propone. Quiere hacer todo lo que tiene en la cabeza y en eso sí soy muy parecida a ella en la cabezonería. Tengo un personaje muy completo.

-¿Cómo es su relación con Jacinta (la actriz Victoria Camps)?

-Es curioso, porque somos casi vecinas. Me llama y salimos muchísimo. Algunas veces, estando juntas, alguna señora se nos acerca y nos dice: "¿No ves que es mala?". Y yo les respondo: "Perdone, pero ¿no ve la cara de buena que tiene?". A Victoria, la pobre, le ha venido todo lo malo del personaje. Yo la alabo, porque para que la gente la odie tanto tiene que estar haciendo un papelazo. Pero es buenísimo. Me llevo muy bien con ella.

-¿Usted no ha hecho de mala?

-No. Debo de tener cara de buena [ríe]. A mí me gustaría interpretar a una mala. Una vez hice un corto así, pero generalmente, cuando me llaman para un casting, es para un personaje de buena.

-¿Quiénes son los actores con quienes más comparte grabaciones?

-Sobre todo, con Aída de la Cruz (Candela). Mi relación con ella es estupenda. Su personaje es muy bonito, pero más lo es ella como persona. Al entrar en la serie, fue mi primer contacto y eso se lo agradezco mucho.

-¿Y Álex Gadea, que interpreta a Tristán Castro?

-Como personaje tenemos nuestros conflictos, porque me parece muy fuerte que Tristán no sea capaz de reconocer que soy su hija. Pero, como compañero, me ha ayudado muchísimo para que yo pudiera sacar la rabia del personaje. Además, como él ha estado desde el principio de la serie sabe de qué va todo.

-¿Y María Bouzas, que encarna a Francisca Montenegro, la malvada abuela del cuento?

-Es la mala-mala. Sí. Con Francisca tengo algunos enfrentamientos, porque, como heredé de mi madre sus arrestos, no le caigo bien desde el principio. Quizá porque le recuerdo a alguien que conoció una vez en el pasado y que no le gusta nada.

Noticias relacionadas

-¿Siente la presión de la popularidad que da la televisión?

-La presión es algo que existe, pero que todos podemos controlar. Si intentas mantener quién eres tú como persona y no como personaje público, se puede llevar bien.