07 jun 2020

Ir a contenido

LA ENTREVISTA DEL 'TELETODO'

Mimie Mathy: "Joséphine aporta esperanza en una época de gran dificultad"

La actriz mide solo 1,32 metros y es muy popular en Francia por su papel en la serie que emite cada tarde TV-3

La intérprete es, además, embajadora de buena voluntad de Unicef

ELIANNE ROS / París

En Francia, la serie 'Joséphine, ange gardien' (ángel guardián) empezó como un experimento y ya lleva 15 años en antena con unas audiencias envidiables: entre siete y ocho millones de espectadores de media. Su protagonista, Mimie Mathy, es todo un ejemplo de superación y de humanidad. TV-3 emite la serie cada tarde, a las 18.10, después del magacín 'Divendres'.

Nacida en 1957, en Lyon (Francia), la actriz  mide solo 1,32 metros y es muy popular en su país, además de ser embajadora de Unicef. EL PERIÓDICO la ha entrevistado en París para el renovado suplemento 'Teletodo'. Estas son sus respuestas.

--¿Cuál es el mensaje de la serie que la hace exportable?
--Imaginar que pueda haber un ángel de la guardia que, con chasquear los dedos, pero también con las palabras, llega a resolver problemas que a todos nos gustaría solucionar, da un poco de esperanza. Hay un lado divertido para los niños y un aspecto tranquilizador para los adultos. Aporta esperanza en un momento de gran dificultad.

--Al otro lado de los Pirineos estamos particularmente necesitados de esta medicina.
--Son muchos los países que sufren la crisis sin saber como gestionarla. Josephine permite soñar. Pero no solo hace magia, no es Mary Poppins. Consigue muchas cosas a base de escuchar y dialogar para mostrar la vía. El lado mágico lo utiliza para transportarse, hacer reaccionar a alguien..., pero al mismo tiempo hay una profundidad en el personaje.

--Cuando le propusieron el papel ¿pensó que sería tan popular?
--La serie apareció en Francia en una época en la que había muchas series policiacas. Incluso TF1, la cadena que la difunde, se lo planteó como una prueba. Yo ya era popular: había hecho mucho teatro y había protagonizado una serie en la que hacía de niñera y que había funcionado muy bien, pero no estaban muy seguros. Ahora empezaremos la temporada 16ª y rodaremos el episodio 66º.

--¿No le pareció un personaje demasiado ingenuo?
--Al principio lo era más, estaba más dirigido a los niños, pero con el tiempo hemos tratado temas como la homosexualidad, las madres solteras, la separación, el paro o los sin techo. La diferencia con la realidad es que acaba bien. Eso es bueno para la moral, y hace pensar que si los gobiernos tuvieran un angel guardián las cosas quizá irían mejor.

¿¿Cómo reaccionó su familia cuando decidió ser actriz?
¿No se opuso. Nací en una familia normal: soy la única 'pitufa'. Mis padres tenían miedo de que me hicieran daño. Las personas bajitas suelen ser relegadas a papeles de malos o graciosos, y yo quería ser actriz, pero como mujer normal, no como alguien diferente. El público me aceptó así: quizá he contribuido a que la gente entienda que la diferencia no debe ser un problema.

¿¿Le dijeron alguna vez que con su talla jamás lo conseguiría?
¿¡Naturalmente! Pero yo soy así. No hay operación posible. En la vida hay que avanzar con los medios que tenemos. También hay gente que cree que sufrí mucho de niña. Pues no: no sufrí más que un niño gordo o con una nariz grande.

¿¿Si usted tuviera los poderes de Joséphine, para qué los utilizaría?
¿Para que no hubiera más niños maltratados, que sufran abusos sexuales o que pasen hambre... En este sentido, hago lo que puedo como embajadora de Unicef.

¿¿Qué le ha aportado esta labor?
¿Algo muy especial. Mi gran modelo es Audrey Hepburn, que era una actriz y una mujer magnífica. ¡Si pudiera hacer lo que hizo ella! En cuanto al nivel de mi carrera profesional estoy muy lejos y no tengo su trayectoria internacional. Pero a nivel humanitario, estoy muy contenta de poder seguir sus pasos.

¿Usted está casada con el chef Benoist Gérard. ¿Cómo se conocieron?
¿Le hice subir al escenario. En mi último espectáculo, cada noche hacía subir a alguien y le escogí al azar; no le conocía de nada. Después resultó que era el que hacía la comida para el equipo y nos vimos después del espectáculo. Todo el mundo se dio cuenta de que pasaba alguna cosa. Intercambiamos nuestros teléfonos, nos llamamos y ya hace 10 años que estamos juntos.

¿La audiencia de `Joséphine¿ superó a la del concurso `MasterChef¿. ¿Cómo viven en casa este duelo?
¿Estoy encantada, aunque 'MasterChef' es un programa de calidad y mi marido lo sigue. Ahora ha dejado los fogones por los viñedos y este año ha elaborado su primer vino.