14 ago 2020

Ir a contenido

CAMBIO DE DESTINO

Antena 3 emitirá en enero 'Amar en tiempos revueltos'

TVE deja escapar la popular serie de sobremesa por falta de presupuesto

JUAN CARLOS ROSADO
MADRID

Como era de esperar, la productora Diagonal TV se ha acabado cansando de la parálisis administrativa y económica que sufre TVE y ha huido a Antena 3 con una de sus series más prestigiosas. La cadena de Planeta anunció ayer la compra de Amar en tiempos revueltos, la ficción diaria más longeva (siete años en antena) y premiada de la televisión en España. Antena 3 comenzará la grabación de la octava temporada en noviembre para poder estrenarla en enero del 2013. Cambiará de título, pero mantendrá todo lo demás, en vista de su gran éxito.

El malestar de Diagonal TV con TVE era evidente desde que su productor ejecutivo, Jaume Banacolocha, denunciara en la última entrega de los premios de la Academia de la Televisión el insostenible estado de hibernación en que se encontraban algunas de sus series dentro de la tele estatal. Las quejas de Banacolocha contribuyeron a acelerar el estreno de Isabel a principios de este mes, pero no han surtido efecto en el caso de La República, cuya segunda temporada lleva en la nevera más de un año, por razones económicas.

Esas mismas estrecheces presupuestarias han sido la causa del fracaso de las negociaciones con TVE para renovar el contrato de Amar..., ya que la tele estatal exigía una rebaja de costes inasumible para la productora catalana. Diagonal TV se ha decantado por Antena 3, porque le permitirá mantener el mismo equipo técnico (guionistas, directores, realizadores...) y los mismos actores que han catapultado al serial: Manu Baqueiro (Marcelino), Itziar Miranda (Manolita) y José Antonio Sayagués (Pelayo).

SACRIFICIO / El problema que se le plantea ahora a A-3 es tener que sacrificar alguna de sus dos series de sobremesa (Bandolera y El secreto de Puente Viejo) para hacerle hueco a su fichaje estrella. Una de ellas, Bandolera, está producida también por Diagonal, aunque es la más floja de las dos en audiencia. En cuanto al cambio de nombre, la cadena adelantó que será «parecido» al actual, con lo que, a tenor de las vicisitudes económicas en que se ha fraguado la operación, muy bien podrían llamarle Comprar en tiempos revueltos.