tú y yo somos tres

El nuevo paraíso

Por Ferran Monegal / ANTENA 3

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Ha inaugurado A-3 TV la temporada deEquipo de investigaciónhaciendo un exhaustivo repaso al imperio deSheldon Adelson. Hombre, es natural esta elección de tema: en Madrid hay una excitación enorme por haber sido la ciudad elegida para albergar el paraíso artificial de Eurovegas, una excitación que tiene muchísimos fieles que la celebran con ilusión, y muchísimos también que lo consideran una desgracia y un grave error. El trabajo televisivo que hemos visto participa también de estadouble-faceque genera el tema. Ha habido momentos en que más que una investigación parecía un espot; otros, en cambio, se han resaltado las aristas más conflictivas de este imperio, particularmente en la entrevista con el poderosoMichael Leven, la mano derecha deAdelson. Cabía, eso sí, haberle apretado un poco más las tuercas en lo referente a la investigación que el FBI tiene en curso sobre blanqueo de capitales. El eje Singapur-Macao-Las Vegas (y luego Madrid) permite una burbuja internacional de capital opaco que puede transformarse gracias a ese imperio en capital limpio y radiante inmediatamente. Es muy sencillo, y muy conocido, el sistema. Pongamos un ejemplo a escala doméstica. Un ciudadano guarda en casa una cifra determinada de euros que no puede justificar. Los mete en una maleta, se va al paraíso del señorAdelson, y en el mostrador de la caja cambia el dinero por fichas. Nadie le preguntará de dónde sale ese dinero. Con las fichas en el bolsillo se da un paseo por el establecimiento. Cena, ve un espectáculo, se toma una copa, y sin haber jugado ni una sola vez regresa a la caja, cambia las fichas, y pide que le paguen con un cheque, petición que será atendida inmediatamente. Al día siguiente ingresa el cheque en su banco, y de cara a Hacienda queda perfectamente reflejado el ingreso: el cheque es del casino, o sea, que el ciudadano ha ganado ese dinero en una estupenda noche de suerte. Su dinero ha quedado limpio completamente. Y parece que lo que el FBI investiga ahora es si el imperioAdelsoncobra, o no, un porcentaje por facilitar tan magnífica coartada de blanqueo. Me hubiera gustado algún apunte al respecto por parte delEquipo de investigación. O sea que, en cierto modo, y paradójicamente, el problema de los casinos no son ni el juego ni los jugadores: lo iridiscente, fiscalmente hablando, son los que no juegan y solo van al paraíso para gloriosas transacciones de blanqueo.