Ir a contenido

CONSECUENCIAS DE LA CRISIS

La CCMA elimina el canal 3XL y la emisora ICat FM

El cierre se aplicará el 1 de octubre y se ahorrarán 12 millones de euros

MANUEL DE LUNA
BARCELONA

Tras varios meses dándole vueltas a una decisión que ya estaba cantada, la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) ha encontrado un gran remedio para sus grandes males económicos: cerrar canales. Así, a partir del próximo 1 de octubre, desaparecerán el canal juvenil 3XL y la emisora musical ICat FM.

Actualmente, el canal 3XL comparte la misma frecuencia de emisión que el canal infantil Super 3: este último ocupa las mañanas, y el juvenil, las tardes. Pero la supresión del 3XL obliga a buscar otro compañero para Super 3. Y la CCMA tiene prácticamente decidido que este sea El 33. Es decir, desde el próximo mes de octubre, en la frecuencia de El 33 emitirán el Super 3 (por las mañanas y tardes) y el propio 33 (que queda, comprimido, por las noches).

Así, queda libre la frecuencia en la que ahora emiten Super 3 y 3XL. Pero queda libre para que lo ocupe otro canal: Esport 3. La tele deportiva de Televisió de Catalunya sí que cambia de frecuencia para aprovechar un canal que tiene mucha mejor cobertura que el que ocupa actualmente. De hecho, se podrá ver por primera vez en toda Catalunya, según afirma la CCMA en un comunicado, que también avanza que Esport 3 ampliará sus contenidos a temas no directamente deportivos, como documentales de naturaleza, aventura, viajes, alimentación...

En cuanto a la emisora ICat FM, una apuesta radiofónica que nació hace poco más de seis años -sustituyendo a Catalunya Cultura- para fusionar el mundo de internet con el de las ondas hertzianas, se ha decidido que se oiga solo en la red. Así, desaparece de la Frecuencia Modulada (FM). Pero a diferencia de lo que se ha decidido en las televisiones, en las frecuencia de ICat FM no se emitirá absolutamente nada, se producirá lo que se conoce técnicamente como un blanco en antena.

¿Qué pasará con estas frecuencias de FM desaprovechadas? Esta es una pregunta para la que la Corporació no tiene ahora respuesta, ya que, en principio, se debería consultar con el Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC), que es el órgano que controla el reparto de las frecuencias, según ha comentado a este diario un portavoz de la CCMA.

PRODUCCIÓN AJENA // Y todo este guirigay de desapariciones, fusiones y cambios de frecuencia tiene como objetivo final rebajar horas de emisión y, por tanto, ahorrar unos euros que ya no tienen la tele y la radio públicas catalanas tras el último tijeretazo del Govern (un presupuesto de 260 millones de euros, 40 millones menos que en el 2011). Según afirma la Corporació, la restructuración de canales supone «un ahorro de 12,4 millones de euros», un montante que se iba sobre todo en la compra de «producción ajena y en la red de distribución de la señal».