Ir a contenido

PROGRAMACIÓN

'Telemonegal' se despide con Sardà

Los dos periodistas confrontarán sus diferentes formas de ver la tele

M. DE L. / J. C. R.
BARCELONA / MADRID

telemonegal, el programa sobre el mundo de la tele que dirige y presenta en BTV el crítico de televisión de EL PERIÓDICO, Ferran Monegal, cierra hoy su novena temporada con un invitado de excepción: Xavier Sardà. El veterano espacio será el escenario de uno de los más interesantes combates dialécticos que se pueden dar en la pequeña pantalla entre dos formas diametralmente opuestas de entender y ver la tele. Así, Sardà, que fue el rey del late night con el controvertido show Crónicas marcianas, ha aceptado, tras nueve años de invitaciones, el reto de enfrentarse cara a cara con quien es uno de sus principales diseccionadores de su estilo, y que puso en solfa sus sorprendentes y a menudo polémicas fórmulas para ser líder de audiencia.

«Me ha invitado, y me he negado en muchas ocasiones -reconoce Sardà-, pero resulta que ahora estoy escribiendo un libro cuyo protagonista es del Opus, y quiero ponerme en su lugar y experimentar lo que es la vivencia de la mortificación, propia de la gente del Opus. Y para ello necesito pasar pruebas duras, ingratas y desagradables... Y una de ellas es acudir a Telemonegal, para poder imaginar en qué consiste ser del Opus».

Monegal apunta que cada uno es «libre de torturarse como quiera», y que si Sardà va al programa a torturarse, «lo conseguirá». «No va a ser un masaje -anuncia-. Desde la ecuanimidad y el equilibrio, repasaré la trayectoria televisiva de quien es un auténtico animal televisivo. Recordaré sus dos etapas en Crónicas marcianas, ya que no empezó en el show como acabó, de cómo manipula y de su actual planteamiento profesional, en el que ha realizado una importante campaña de limpieza de imagen... Va a salir todo, pero sin golpes por debajo de la cintura».

Sardà reconoce que ve «poco» Telemonegal. «Lo que veo en este programa es una paradoja -razona-. Vive de la tele a la que critica y a la que dice detestar. Pone trozos de espacios que supuestamente critica y gracias a eso da forma al suyo. Pues si no te gusta, no lo pongas», concluye.

«Ese es un razonamiento muy manido -replica Monegal-. Hacer periodismo es enseñar todo tipo de criaturas y temas, gusten o no. Es como decirle a Jon Sistiaga que no muestre en sus reportajes lo duro y desagradable que puede ser un tema. De todas maneras, creo que en televisión no hay programa malo, si se sabe mirar. Y eso es lo que hace Telemonegal -concluye-, el único espacio de análisis televisivo que existe en España».

Lo que parece claro es que en el programa no va haber un buen rollo, como apunta Sardà. «No tengo por qué tener buen rollo; acepto una invitación y ya está. De hecho, gracias a Monegal, me he inventado una frase: 'Desde mi consideración personal, en ocasiones, mi desconsideración profesional'». «Sí -corrobora Monegal-, vendrá a morder, pero espero que sea un combate limpio y sin golpes bajos, al menos, por mi parte... Pero, por si acaso, llevaré cuquillera», bromea.

Monegal abrirá la 10ª temporada de su programa el próximo 11 de septiembre, una década en el aire como líder de audiencia destacado de BTV - con más de 250.000 espectadores entre martes y sábado-, que considera que obliga a una reflexión. «No sé si ya se ha cubierto una etapa, pero está claro que habrá que pensar seriamente qué haremos en el 2014, aunque aún no hay nada decidido» apunta. Por el momento, lo que sí habrá en esta 10ª entrega es una novedad, una nueva sección: la crítica al crítico. Promete.