tú y yo somos tres

Al borde de la cornisa

El billete de Ferrán Monegal

Se lee en minutos

Desesperada situación la que ha dibujadoPolònia(TV-3):Rajoyal borde de la cornisa, suplicando a laMerkelque le abra la ventana y evite que caiga al precipicio. Contrasta este dibujo, curiosamente, con lo que dijo el propioRajoy, el de verdad, al cabo de dos días en el Cercle d'Economia:«España no está al borde de ningún precipicio». O sea, que el jueves donMarianovioPolònia, se asustó ante tremendosketchy aprovechó las jornadas de Sitges para intentar desdramatizar la situación.

Cabe la duda de si lo que pretendía era tranquilizarnos a nosotros o autotranquilizarse él. Porque, al margen de lo que significaría para España un hipotético rescate, es innegable que la factura política que caería sobre el presidente del Gobierno sería tan letal como tremenda.

Noticias relacionadas

LOS MUTIS DE LA ALCALDESA.-Ha intentadoGonzo, de nuevo, esta semana, hacerle alguna pregunta aAna Botella paraEl intermedio(La Sexta). Y, como siempre, la alcaldesa de Madrid, rodeada de infranqueablesbodyguards, se ha negado a responderle. O sea, el silencio como desprecio. PeroGonzono se mordió la lengua y le lanzó esta interesante y meditable interpelación:«Alcaldesa, ¿los guardaespaldas la protegen de mis preguntas o están protegiendo a los madrileños de sus respuestas?». ¡Ahh! Encierra este requiebro toda una tesis sobre la actitud de un cargo público frente a un medio de comunicación.

LA DEFENSORA.-Ha preguntadoElena Sánchez, la defensora del espectador (RTVE responde), aMontse Abbad, directora de La 2, si la emisión en diferido de los Premios Max de Teatro, con los subsiguientes tijeretazos de algunos parlamentos, eran fruto de un execrable ánimo censor. La directora ha respondido que no:«La gala se pasó un tercio del tiempo establecido y no hubo más remedio que sacrificar alguna parte de sus contenidos». Hombre, cabría analizar qué se eligió, qué momentos se escogieron, para aplicar la tijera. No obstante, el gran tema, de absoluta actualidad, que no abordóElenaen este programa, era la pitada de la Copa del Rey y el papelón de TVE manejando el volumen de la megafonía, poniendo el himno a tope para que desde casa no escuchásemos los pitidos de los asistentes. Esperemos al próximoRTVE responde: tengo curiosidad por ver quién sale a hacer equilibrismos y a intentar justificar, o negar, la manipulación.