tú y yo somos tres

El elefante portavoz

El billete de Ferrán Monegal

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Ríos de tinta en la prensa, avalancha de comentarios en internet, alud de opiniones en la radio y en la tele, acerca del accidente delRey. Explicaciones magníficas, detalladísimas, sobre su operación de cadera. Pero soloGran Wyomingle ha hecho una cumplida entrevista al portavoz del sindicato de elefantes enEl intermedio(La Sexta). Efectivamente, los paquidermos son los grandes damnificados de esta historia, además de otras bestias salvajes que no sabemos. Elproboscidaeque visitó aWyomingnos ha parecido una criatura asustada completamente. Llevaba un brazalete negro en señal de luto por su compañero muerto por la regia escopeta. Y cada vez que escuchaba la palabra«¡Borbón!»se alarmaba enormemente. En cambio, cuando oía la palabra«¡República!»se alegraba mucho y se ponía a bailar satisfecho y contento. ¡Ahhh! Este elefante deEl intermedioha sido la pincelada pintoresca de un cuadro tremendo sobre elRey, un óleo tétrico queWyomingha rematado diciendo, mirando a cámara, y muy serio:«Dicen los elefantes que la vida es como una caja de Borbones: nunca sabes el que te va a matar». O sea, partiendo deForrest Gump, un golpe contundente a la realeza borbónica. A esa misma hora tambiénEl hormiguero(A-3 TV) aludía musicalmente al tema interpretando unrapdemoledor. Cantaban estas estrofas:«Me voy a Botsuana y hago con mi trompa lo que me da la gana / Mientras la Reina come queso feta, el Rey va por ahí usando una escopeta / En tiempo de crisis doy un consejo / que el Rey se limite a la caza del conejo». O sea, estaba practicandoMotosen su programa -habitualmente espumoso- la dentellada escénica que no realizóBuenafuente. Ahora solo falta esperar el lúcido sarcasmo dePolònia. Hay quien todavía define lo que está ocurriendo como unannus horribilisque el Monarca y su familia están sufriendo. Hombre, mirado sin pasión, sosegadamente, cabe advertir que elannus horribilisse lo han ganado a pulso ellos solos.

UN CARACOL.-Sensibilizada por el tema del elefante,Merceditas Milà, condesa de Montseny, exhortaba a sus ratoncitos de laratomaquiaa que liberasen un caracol que tienen como mascota.«¡Liberadlo! ¡Vivan los elefantes y los caracoles!».gritaba con gran excitación. ¡Ahh! No deja de ser curioso que sea una condesa -título borbónico- quien defienda a elefantes y caracoles, mientras mantiene enjaulados a los ratones.